domingo, 15 de junio de 2008

Diplomacia Soviética II.


El espíritu y la concincia de algunos miembros de la "progresía" de que la participación de los Estados Unidos en la Guerra fue méramente anecdótica me ha llevado a escribir una segunda entrega sobre el papel ambuguo en el mejor de los casos de la URSS en la guerra mundial. Si ya expliqué porque la URSS me pareció bastante responsable en el desarrollo de los acontecimientos en Europa, ahora me gustaría continuar con algunas reflexiones sobre la contienda.

Iniciada la invasión nazi de la urss en 1941 y llegando los nazis a las puertas de Moscú, donde fueron heroicamente rechazados por las tropas siberianas del mariscal Zhukov, habría que añadir que fue posible gracias a que el pacto de no agresión que Stalin firmó con Japón y que orientó el expansionismo nipón hacia el pacífico y desembocó en el enfrentamiento con Estados Unidos.
La entrada de los Estadounidenses en la guerra abrió negociaciones que llevaron a la gran alianza urss-angloamericanos sin la que la URSS hubiera tenido grandísimas dificultades para contener y menos ganar a los alemanes. Para empezar Estados Unidos prestaron 1000 millones de $ de la época a la URSS sin intereses y en febrero de 1942 2000 mil millones, y en material por tierra vía Iran los angloamericanos entregaron a la URSS: 18.700 aviones, 10.800 tanques, 9.600 cañones, 45.000 máquinas, 1.900 locomotoras, 52.000 jeeps y 375.000 caminiones. Es decir asi todo. A mayores el tanque T4 el orgullo soviético estaba dotado con blindaje británico sin el cual la batalla del Kursk habría cambiado de signo.

Consideraciones dignas de ser atendidas son las siguientes:
La historiografía "de bolsillo" siempre ha puesto a la URSS como una de las grandes vencedoras, pero para ésta la guerra solo dura desde 1941-1945, anteriormente se mantuvo menos que neutral porque las provisiones y materias primas que entregaban a los nazis (por el pacto germano-soviético) fueron vitales para el dominio nazi de Europa. Fue cuando el ejército rojo invadió Polonia cuando Churchill dijo que "Rusia es una adivinanza envuelta en un misterio dentro de un enigma". La URSS fue el mayor combatiente y el actor político más controvertido de la guerra mundial. Polacos, Estonios, Letonios, Lituanos, rumanos y finlandeses no creerían jamás a pantomima de la neutralidad soviética cuando vieron al ejército rojo invadir sus países.

La hipótesis retomada hace algún tiempo sostenía que Hitler invadió la urss de manera preventiva, justo antes de que Stalin hiciera lo mismo. ¿Cómo Stalin se negó aceptar la evidencia de un inminente ataque alemán?
James Barros y Richard Gregor en su libro "Doble engaño" explican que tanto Hitler como Stalin pensaban engañar al otro; Stalin pensaba hacerlo en 1942 para lo cual firmó el pacto de no agresión con los japoneses, así se creyó totalmente protegido y nunca pensó que Hitler se atreviese a abrir dos frentes en la guerra. Esta confianza personal que parece haber depositado en Hitler fue la consecuencia lógica de su convicción de que estaba en lo cierto.
Hitler, en cambio, nunca había creido en una verdadera alianza con los soviéticos ya que veia que las metas últimas de la URSS iban en contra de las del III Reich tanto como las de las democracias occidentales. Por eso desde 1940 había tomado la determinación de atacar primero. La debilidad anglofrancesa llevó a Hitler a una rápida y aplastante victoria; de haber sido mucho más duro el frente occidental y con serias bajas alemanas, Hitler no habría corrido el riesgo de abrir un segundo frente en el este. Pero la debilidad se tornó fortaleza en la defensa de Gran Bretaña lo cual llevó a hitler a mirar al este para eliminar el posible aliado de la pérfida albión en el este.
De no haber caído tan pronto Francia y de no haber resistido Inglaterra como lo hizo, el asalto alemán a Rusia quizá nunca hubiera existido. Este complicado juego triangular terminó por desconcertar a Stalin, ya que el pensaba que los anglosajones querían utilizarlo contra Hitler, por lo que desoyó los informes que abiertamente indicaban una inminente invasión nazi; los servicios secretos soviéticos recibieron hasta 84 informes de 14 países deistintos en esta dirección que Stalin ignoró.
Cuando el 22 de junio Hitler invadió la URSS, Stalin pudo, más tarde que temprano, rechazar a los nazis gracias al pacto de no agresión con Japón y al material y al dinero suministrado por el bloque angloamericano. Tanto es así que la URSS sigue pagando los créditos angloamericanos de la II Guerra Mundial.

2 comentarios:

Nictato dijo...

Sólo puedo felicitarte por el artículo. Este blog va a más a ojos vista.

Mi tocayo (Josip) se confió, pero si hubiera podido, hubiera atacado él y llegado hasta las costas de Normandía, pero desde París, creando así la UERSS (Unión Europea de Repúblicas Socialistas Soviéticas), capital Moscú.

David Alonso dijo...

De hecho las memorias y diarios de los mariscales y economistas del gossplan apuntan hacia la dirección de un ataque a Europa occidental. Menos especulativo es que de no abrirse el frente en Francia sería el ejército rojo quien liberaría París.