domingo, 8 de junio de 2008

El trato de Hillary.

Fiel a mi seguimiento de las primarias demócratas, más concretamente a la figura de Hillary Clinton, me gustaría comentar sobre lo que considero un punto y seguido.
Hillary ha pedido el pasado sábado el apoyo a la candidatura de Barack Hussein Obama a la Casa Blanca, pero supongo que los términos se fijaron en una reunión que tuvo lugar el viernes entre los dos candidatos. Nada ha trascensido de la misma y todo lo que he leido en diarios e internet son suposiciones, unas más interesantes que otras.
Supongo que Hillary ha cobrado caro su apoyo, ya que ha quedado claro la ánima adversión entre los candidatos. Supongo que una de las condiciones que puso es que el Partido se hiciese cargo de los 20 millones de dólares de deuda de la campaña de Hillary, ya que es de suponer que Hussein Obama no le ofreció acompañarle como vicepresidenta. Digo es de suponer debido a los consejos que abiertamente han plasmado los colaboradores obanistas. Tal vez hubiera otra oferta encima de la mesa, como un alto cargo en la administración, aunque esto son meras conjeturas. Es bien sabido el gusto de Hillary por las relaciones internacionales, por lo que supongo que tras el cargo de vicepersidenta el que más ansía es el de Secretario de Estado que, a la sazón, es el secretario de mayor rango del gabinete, ante quien dimite cualquiera de sus miembros, incluido el propio presidente.
Aunque supongo que para Obama también sería un problema tener a Hillary de Secretaria de Estado porque ésta podría eclipsar la figura del propio presidente en los Asuntos Exteriores.
Es bien sabida la proyección exterior del presidente de EEUU, y por tanto, su secretario de Estado suele ser alguien o muy allegado a éste para que sean uno mismo, o alguien mediocre para que no pueda hacerle sombra, como un desconocido Dean Rusk con JFK. El patente y patético desconocimiento de Hussein Obama en política exterior podrían posibilitar este eclipsamiento.
No obstante lo que goza de mayor peso es que el Partido se hará cargo de la deuda de Hillary que se colacará en el mejor sitio de burladero posible por si la cogida de Obama es mortal para su vida política y saltar al ruedo.

Todo esto claro, si Obama llega a las elecciones y las gana.

2 comentarios:

yosoyhayek dijo...

Estoy enganchado al seguimiento que haces de la situación.
Saludos!

Paula dijo...

Hayek, el otro día cuando comentaste en tu blog que ahora iban a preparar a su vástago pensé que estabas de broma.
Cuando hoy me dijo David que sí, que quieren a Chelsea de congresista me quedé alucinada.
Los Clinton empiezan a dar denterilla...

Sobre Obama lo interesante está a punto de llegar porque ahora sí el objetivo es la Casa Blanca y ya no basta con el slogan con gancho. Pronto se sabrá quién le acompañará como VP y saltarán nombres para las secretarías. En ellos estarán algunas de las claves para el futuro... o no!

Saludos a ambos!!