sábado, 28 de junio de 2008

La I Guerra Mundial


El 26 de Junio de 1914 Gavrilo Princip asesinaba a Francisco Fernando, archiduque de Austria y heredero al Imperio, en Sarajavo desatando los acontecimientos que llevaron a la I Guerra Mundial. Al mismo tiempo, ese mismo día pero de 1919 se firmaba en Paris el Tratado de Versalles, hecho que cerraba la I Guerra Mundial. Como ironía cronológica de la historia no pude resistirme a hablar de ello.

Si uno va más allá del canal de historia podemos analizar las causas más profundas que llevaron al estallido de la I Guerra Mundia. El articulado del Tratado de Versalles responsabilizaba a Alemania del estallido y pérdidas de la guerra, pero Alemania no fue ni el único, ni el principal elemento a tener en cuenta.

Para ello debemos mirar a todo el mundo, aunque a priori podamos ver una guerra europea. Alemania se había unificado bajo la batuta de Otto von Bismarck, hombre de gran visión política, sabía que la unificación iba a despertar los miedos de todo el continente ante el nuevo gigante centroeuropeo que rompía el equilibrio del Congreso de Viena. Inglaterra era la pieza clave, ya que la política de equilibrio continental era prioritaria para mantener su supremacía naval y, con ella, su imperio colonial. Para ello Bismarck creará una serie de alianzas y relaciones que buscan apaciguar a Inglaterra y cercar a Francia, la otra potencia continental que guardaba sentimientos de revancha por la pérdida de Alsacia y Lorena tras la guerra Franco-Prusiana de 1871 que cerró la unificación alemana.

El otro elemento que debemos tener en cuenta es a su hermana pequeña: El imperio austríaco, que al carecer de colonias, orientó su expansionismo territorial hacia los balcanes en detrimento del decadente Imperio Otomano. Para acabar con los despojos del Imperio Otomano contará con la ayuda rusa, interesado en proteger a los pueblos eslavos de los balcanes y en asegurar las rutas navales por los estrechos de Dardanelos y Bósforo. No obstante, la cooperación en este campo se torna en oposición hacia Austria debido a que ésta no esta dispuesta a dejar unos balcanes eslavos que bloquee el expansionismo austríaco. Pero ¿Por qué la obsesión de Rusia en los balcanes? La respuesta hay que buscarla muy lejos de Europa: en extremo Oriente.

Los japoneses habían iniciado bajo la era meiji una occidentalización que había llevado a una rápida industrialización y con ella, a la búsqueda de nuevos mercados y materias primas. China era el imperio en decadencia que ofrecía ambas cosas. Japón fija su mirada en Corea (gran productor de hierro) que era estado vasallo de China; la guerra de invasión contra Corea inició la Primera guerra Sino-Japonesa que se saldó con la derrota China. El Tratado de Shimonoseki en 1895 puso fin a la guerra. En él China reconocía la independencia de Corea y renunciaba a cualquier reivindicación territorial sobre ese país que, en la práctica, quedaba bajo influencia japonesa. China también cedía al Japón la península de Liaodong, que más tarde se vería forzada a ceder a Rusia, Jinzhou, extremo sur de la provincia de Liaoning, así como la isla de Taiwán y el archipiélago de las Islas Pescadores. Además de las pérdidas territoriales, China se comprometía a pagar al Japón 200 millones de taeles (150 millones de dólares de esa época) y aceptaba abrir diversos puertos y ríos al comercio internacional.

Japón vio como una humillación el recorte del tratado realizado por Rusia, con lo que buscó la confrontación con ella en 1905 cuando Japón ataca sin declaración de guerra Port Arthur y venciendo en una guerra humillante a Rusia. La guerra ruso-japonesa cerró la expansión rusa en extremo oriente y reorientó su política exterior hacia Persia y los Balcanes.

Muchas más causas además de esta aproximación geopolítica median en el gran conflicto del siglo XX. La I guerra mundial fue más determinante para la configuración del siglo XX que la la II guerra mundial, de hecho, la II guerra se toma como una consecuencia directa de la I guerra mundial. El Dr Kissinger achaca las dos guerras a un cambio de paradigma en las relaciones internacionales como en su día lo fue la guerra de los 30 años con su paz de Westfalia, es una gran hipótesis que yo pude leer detenidamente en su obra maestra: Diplomacia.

2 comentarios:

liberand dijo...

Alemania, gran potencia que veía como Inglaterra y Francia se repartían el mundo sin tenerla para nada en cuenta...

Francia, culpable de las dos guerras mundiales.

Desconocía en gran parte la historia de las disputas chino-ruso-japonesas.

Un saludo y gracias por la información David.

Chema dijo...

Yo diría que Gran Bretaña también fue responsable de la guerra, en su alianza con Alemania permitió su rearme naval y de submarinos, rompiendo así claramente con el Tratado de Versalles.