martes, 1 de julio de 2008

Central nuclear de Lemoniz.

El debate energético actual ha despertado otro debate: el nuclear. Muchos países ven en la energia de fisión nuclear la solución a dos problemas: el cambio climático y la dependencia del petróleo que tiene la mayor parte de occidente y más la UE.
España es uno de los países más dependiente energéticamente y del petróleo y mes a mes lo vemos en el ascenso imparable de la infaclión, y lejos de tomarse decisiones vitales para el futuro de nuestro país se sigue en la más estricta moratoria, es decir, no decidir nada en absoluto, o en el peor de los casos detener proyectos sin alternativa alguna.
Uno de estos casos es el de la central nuclear de Lemoniz en Vizcaya que nunca llegó a funcionar pese a estar completamente terminada el primero de sus dos reactores. El proyecto de construcción de la central nuclear de Lemóniz surgió a principios de la década de 1970, como parte de un ambicioso plan de la empresa eléctrica vasca Iberduero (actualmente Iberdrola), que proyectaba varias centrales nucleares en la costa vasca (en Lemóniz, Ea/Ispáster y Deva) y en la ribera del Ebro, cerca de la localidad navarra de Tudela.
La construcción de la central fue contestada por los ecologistas a los que se le unió la izquierda aberchale. A favor estaban las autoridades, primero franquistas y luego de la UCD, así como el PNV que veía en la central la independencia energética vasca y la recaudación del IVA energético para la autonomía. El PSOE mantuvo una actitud ambigua, aunque más bien negativa.
Bajo el telón de la transición política se logró la paralización de los otros proyectos nucleares, Lemóniz quedó así como la única central nuclear cuyo proyecto de construcción avanzaba en la zona del País Vasco y Navarra.
En septiembre de 1982 el gobierno central asumió, mediante un decreto de intervención, la continuación y la realización de las obras de Lemóniz por el Estado. Sin embargo, un mes más tarde, el PSOE ganó las elecciones generales y no volvió a reanudar las obras. En 1984, el gobierno del PSOE decretó la moratoria nuclear, produciéndose la paralización de las obras de Lemóniz I y Lemóniz II, así como de otras tres centrales nucleares que se estaban construyendo en España.
Pero ¿Y el coste de la central nuclear?. Lemóniz costó 35.000 millones de pesetas de los años 70. La factura de su paralización y desmantelamiento, incluidas las indemnizaciones del Estado a Iberduero e Iberdrola, asciende a un billón de pesetas y eso lo paga el consumidor en la factura de la luz. Las energías renovables son super "chachis" pero el hippie de turno no se da cuenta que las pagamos por tres veces (como San Pedro negó de Cristo): la primer la factura ordinaria, la segunda la indemnización por la moratoria nuclear y la tercera por la subvención de las renovables. No se donde está la ventaja para el consumidor.
Los gobiernos centrales de ambos signos han postergado soluciones y, aunque Felipe González ya ha mostrado su arrepentimiento sobre la cuestión y presiona para que se reabran las nucleares, llevamos muchos años de retraso en materia energética dependiendo de centrales térmicas decimonónicas que contaminan a su padre.
HMS Pinafore y el que suscribe está a favor de las nuclares, son lo mejor para paliar la dependencia energética y contra el calentamiento global ya que no emiten CO2 a la atmósfera.
Lemoniz es el gigantesco ejemplo de la mala gesión energética que debemos evitar.

4 comentarios:

Fernando López dijo...

La moda está en NUCLEARES NO. Pêro debemos de tener en cuenta las limitaciones de las energías renovebles, ya que producen poco y son más caras.

^Por ejemplo, la eólica si hace mucho viento no se puede poner a funcionar, si hace poco viento tampoco. La solar, hay países en los que no sale rentable.

Hay que ser razonables y ver que la energía nuclear da cantidades ingentes de energía.

En lo que habría que invertir es en reducir los riesgos de las nucleares y no en llenar El País de molinos y placas solares.

Que quede claro (ahora que hablamos de molinos) que los únicos molinos de viento, los más antiguos y en los que se inspiró Cervates son los de mi pueblo.

Un saludo,,,

yosoyhayek dijo...

David, se te ha olvidado mencionar los atentados de ETA, asesinando a dos obreros, y el secuestro y asesinato del ingeniero JM Ryan. Es un dato importante. ETA es una formación marxista leninista, así lo dice en sus estatutos. Defienden el socialismo y la revolución. Está en la misma línea que el desecho izquierdista posterior a la caída del muro. Tiene 200.000 votos, no es cualquier cosa.
Por lo demás, te doy la razón. El PSOE de Felipe González, entre otras cosas, condenó a España a la ineficiencia energética.
Saludos!

Anónimo dijo...

Pero no teneis en cuenta las consecuencias geologicas y biologicas verdad?? Mas importante es que destruyamos el mundo en que vivimos hasta que estalle.
Hay que buscar alternativas ya!!! Si no, cuando se acabe el petróleo ¿qué haremos?

David Alonso dijo...

Cuando se acabe el petróleo iremos a las nucleares. Es de lo que va el artículo ¿no te has dado cuenta?.