miércoles, 9 de julio de 2008

El legado del franquismo.

Franco y el franquismo fueron un enorme desastre histórico para España. De hecho el franquismo es el mayor crimen que un español pudo haber proferido contra el bienestar de la patria que tanto dijo defender. El cinismo de Franco era tal que llegó a equiparar el bienestar de España con el suyo propio, llevando a cabo acciones que solo iban en su beneficio, pero que estaban bajo el manto de la mentira y la falsedad de bienestar de España. El crecimiento económico de los años sesenta poco tuvo que ver con Franco, al igual que la neutralidad de España en la II Guerra Mundial. Su actuación económica a la luz de criterios objetivos fue lamentable; a pesar de que él mismo se consideraba un economista de primer orden, su política económica autárquica agravó las consecuencias de la guerra civil ocasionando una penuria incalculable. El dictador pensaba que España pronto se convertiría en una de las potencias más ricas ya que tenía a un hindú trabajando para fabricar oro (probablemente un espía del MI6), a mayores el dictador pagó una enorme suma de dinero a un austríaco por la patente del petróleo "soluble" a lo "cola cao" que haría de España un país exportador de petróleo.
El régimen salido del 18 de Julio es la institucionalización de la corrupción, del latrocinio y de la patrimonialización del Estado en manos de unos pocos "salvadores". Supone una tragedia histórica de enormes proporciones.
Últimamente ha despertado una corriente revisionista que transmite de una manera un tanto dura y a veces agresiva la tesis de que el sufrimiento republicano se ha magnificado y se basan en la tesis oficial del franquismo como salvador de España. Luciendo el autopremiado título de "revisionistas", estos aprendices de brujo insultan a los historiadores de verdad gracias a quienes se ha logrado el avance historiográfico de los últimos treinta años, diciendo que sus trabajos son el fruto de una conspiración siniestra. Por lo lanto cabe preguntar si el llamado revisionismo tiene la finalidad de aclarar el pasado o de hacer resurgir sus odios. O como concluye Paul Preston: ¿No será el legado más duradero de Franco el de perpetuar la división de los Españoles entre vencedores y vencidos?

4 comentarios:

Fernando López dijo...

Los revisionistas son unos salvapatrias de hojalata que no saben lo que es el exilio y el exterminio. El franquismo fue un genocidio personal, cultural, artístico y económico.

Los revisionistas lo único que hacen es vivir en la ignarancia. Los mismos que dicen que con Franco se vivía mejor, son los mismos que enarbolan la bandera de la libertad de expresión para que les dejen vitorear a Franco y al franquismo.

Parece que se olvidan que en su querido régimen genocida, la libertad de expresión estaba totalmente vedada, y eso no es lo peor, lo peor es que no existía ninguna libertad ni ningún derecho individual. Perdón, si había un derecho individual, el de pensar como Franco, si no era así o te ibas de el país o te escondías o simplemete te fusilaban.

Ahora que no digan que se está alabando demasiado a la II República, en realidad se alaba a la legalidad instituída por el pueblo soberano. Quizá si esos fusilados no estuvieran perdidos por las cunetas de esa España grande y libre, no se removería tanta tierra.

Lo que tienen que hacer los revisionistas es leer y estudiar la verdadera historia, ya que el fascismo se cura leyendo.

Recibe mi saludo más cordial desde el corazón de la Mancha.
http://feriusiuris.blogia.com

yosoyhayek dijo...

Creo que no es muy riguroso mofarse de un personaje histórico, como Franco, con argumentos tan nimios. El hombre dio de sí lo que dio, ni más ni menos, pero poco sentido tiene recurrir a la distorsión.
Los Liberales recelamos del estatismo y la coacción arbitraria. Es evidente que Franco y su régimen fueron estatistas y violentos. La autarquía demostró los errores del socialismo; el aperturismo, en cierto modo utilitarista, se sirvió de la “libertad” como medio para alcanzar fines; no le fue mal (a él o al régimen, ahí no entro). Con Franco el Estado era menos plural, más violento en determinados momentos, pero mucho menos pesado en la mayoría. La democracia ha traído un Estado “legítimo”, o eso se dice, pero que maneja directamente más de la mitad de nuestras vidas, sin posibilidad de repeler su dominio (salvo pagando un elevado coste).
Repetir una y otra vez lo de la legalidad republicana, a los juristas que algo sabemos de teoría constitucional, nos resulta vulgar. No porque no se le pueda atribuir legalidad al régimen nacido el 14 de Abril y su Constitución meses más tarde, sino porque la república en sí, no existe. Es una forma, un consenso, un tipo de convivencia política que se rompió muy pronto cuando sus valedores se echaron al monte y quisieron forzar el régimen constitucional. Lo siento, pero fue la izquierda la gran culpable de que la república terminara en el 36 absolutamente deslegitimada. Los conflictos civiles no vienen de la nada. Merece la pena estudiar la historia sin detenerse en tópicos y prejuicios.
Ojalá la república de Ortega, Plá y tantos otros hubiera resistido. Por desgracia no ha habido en España mayor farsa que esos 5 años y los 3 de conflicto… Un totalitario es un totalitario por mucho que queramos edulcorar o justificar sus actos.
Saludos y Libertad!

David Alonso dijo...

De hecho, el Estado franquista era una mole de lo pesado que era, decir que no era pesado es no conocer su realidad. Había un solo partido, un solo sindicato (el vertical) al que era obligatorio afiliarse, un solo sindicato universitario (el SEU) y absolutamente toda la actual intervención del Estado en la economía proviene del Estado de franco: El INI, el ICO, RENFE, IBERIA, RTVE, CAMPSA, etc son agunos ejemplos de la intervención de Franco en la economía, y llamar socialismo a lo que hizo franco???Si se enterase el propio Franco que le tildas de socialismo terminas en el valle de los caidos.

Paula dijo...

Hayek:
Es cierto que la II República fue un ejemplo de mal gobierno, hasta el punto de que cayó por su propio peso. Pero lo que es innegable es que en la II República la CEDA, los liberales o la falange tenían cabida junto con el POUM partido socialista y el partido comunista, cosa que no sucedió durante la dictadura franquista.

El tildar de socialistas algunas de la acciones o algunos elementos del franquismo es un error que sólo puede venir de meter en un mismo saco todo tipo de totalitarismo; algo que, o bien viene de un acto demagógico y falaz, o bien es consecuencia del desconocimiento. Para criticar algo lo primero que hay que hacer es conocerlo; si se parte de "verdades" asumidas -sobre todo si estas parten del bando que se posiciona como antagónico- es más fácil "colarse".

Lo bueno de los personajes históricos es que se desprestigian ellos mismos a través de sus actos, sin necesidad de que nadie les cuelgue calificativos.

Saluditos!