lunes, 21 de julio de 2008

El protocolo de Kyoto.


Un protocolo es un documento internacional que desarrolla un Tratado Internacional anterior. El protocolo de Kyoto de 1997 desarrolla el convenio marco de las Naciones Unidas de Rio de 1992 y supone unas reducciones adicionales a las marcadas en Rio. Su entrada en vigor dependía de la ratificación del mismo por 55 Estados cuyas emisiones supusieran el 55% del total. Esto sucedió con la ratificación de Rusia en 2005 y cuenta con 182 Estados Parte (salvo Estados Unidos).
Los 39 Estados que figuran en el anexo B del protocolo deben reducir sus emisiones entre un 7 y 8% de las emitidas en 1990. Si esto se consigue se lograría una reducción global de un 5% considerado suficiente para contener el problema entre 2008 y 2012.
El protocolo reconoce ciertos mecanismos de flexibilidad para conseguirlo que son voluntarios, suplementarios, reglados y controlados.
El primero de ellos es la posibilidad de cumplir de manera conjunta con la reducción: la posibilidad que con acuerdo varios países reduzcan donde les venga mejor siempre que al final reduzcan la suma de lo que tenían que reducir por separado. Es la llamada burbuja Europea, por la que España no tenía que reducir nada (es más podía crecer un 15%) ya que otros como Alemania o Suecia reducían más de lo que le tocaba individualmente. ¿Por Qué? así las economías más atrasadas se les permitía modernizarse.
Promoción, implantación y financiación de proyectos limpios: el art. 6 prevee a los países del Anexo I promover "proyectos limpios", financiarlos e implantarlos en el país con el que acuerde la reducción, pero los beneficios se los lleva el país que los impulsa, el otro a cambio se queda con una tecnología regalada. Solo aplicable en otros países del Anexo I.
Mecanismos de desarrollo limpio: según el art 12, supone lo mismo que el anterior, pero en un país en vias de desarrollo, es decir, a cualquiera. Así ese estado renueva su tecnología y se les ayuda a no aumentar las emisiones de CO2 a la atmósfera.
Comercio de derechos de emisión: según el art 17, se permite al estado excedentario del anexo I el vender a los deficitarios su cuota sobrante a precio de mercado.
La sanción a los Estados que incumplan la reducción será la sobrecuota de, al menos un 30% más, en el siguiente período de reducción de emisiones.
Es un proceso complejo, pero espero que sea un instrumento que de los primeros pasos necesarios en la materia. Aunque la sensibilización comienza por nosotros mismos.
Las excelentes explicaciones de esta entrada y la anterior se las debemos al Profesor Doctor José Juste Ruiz, Catedrático de Derecho Internacional Público de la Universidad de Valencia.

4 comentarios:

Ruby Marmolejo dijo...

Solamente se tomaran medidas cuando a China, India o EEUU les salga más caro pagar los daños provocados por las catastrofes naturales que dejar de contaminar... pero para entonces ya será demasiado tarde.

yosoyhayek dijo...

Te enlazo este grupo de artículos contra el protocolo de Kioto, son muy interesantes...
http://www.liberalismo.org/articulo/273/29/protocolo/kyoto/
Saludos!

ana garcia torres dijo...

Mui bueno el articulo. Es una realidad espantosa que no cabiarà hasta que EEUU o Japon esten por la labor. Un saludo.

Jaime dijo...

Y el caso de España tambien es preocupante por que no cumple y tendra que comprar a otros paises sus % sobrantes.