lunes, 4 de agosto de 2008

El Orient Express

Todos conocemos el famoso tren Orient Express. Pero nos hemos preguntado de dónde viene, ¿Quién ha tenido la idea de un ffcc de lujo por Europa?¿Qué es un mito y qué es realidad?

Tenemos que remontarnos hasta el 4 de octubre de 1883 cuando un empresario belga, George Nagelmackers, acababa de invertir todo su dinero en la creación de un ferrocarril totalmente nuevo que viajaría por toda Europa, usando las vías de distintos países. La empresa parecía imposible ya que había que poner de acuerdo a un sin fin de gobiernos de Europa en una época nada alagüeña para una empresa carísima y de dudosa rentabilidad.
Nagelmacker había fundado en 1876 la Compagnie Internationale des Wagons Lits y por fín, en 1883 consiguió el permiso de los gobiernos europeos para poner a andar su Orient Express, nombre que desde el principio captó a una clientela selecta. Usaron el tren tantos espías que se le llamaba el "expreso de los espías", entre los que figuraba la siempre famosa Mata Hari. Durante un trayecto, dos espías alemanes fueron asesinados y arrojados del tren en marcha.
Nagelmackers suministraba los vagones, pero las locomotoras pertenecían a las compañías nacionales de cada país, no se escatimó en gastos en la decoración de ellos, decorados con maderas nobles con trabajos de marquetería y los sillones tapizados de cuero español. La cocina era un referente en el Orient Express, estaba dotada de un Cheff, tres ayudantes, tres pinches y dos mozos de limpieza, todo para ser servido en un elegante coche restaurante.

Viajar en el Orient Express no estaba exento de riesgos; en 1901 el tren se empotró en un restaurante lleno de gente en la ciudad de Frankfurt. Años más tarde aludes mantuvieron el tren aislado en la nieve (tal y como cuenta Agatha Cristie) y tuvo que ser socorrido por soldados turcos. La peor de las desgracias sucedió en 1891 cuando una cuadrilla de cuatreros hizo descarrilar el tren para robar violentamente a sus pasajeros.
Durante la I Guerra Mundial el Orient Express no pudo circular, como es natural, al igual que la II Guerra Mundial alteró su servicio. Cuando el tren reanudó su camino, mucha gente prefirió viajar en avión, más rápido y barato. En 1977 el Orient Express dejó de circular momentaneamente hasta que en 1982 se advirtió que aún había público para un tren famoso, se recuperaron los viejos vagones y fueron restaurados.

Al principio el Orient Express viajaba desde París por una ruta hasta el sur de Alemania, Viena y Budapest. En el Danubio se utilizaba un transbordador y el viaje acababa en las orillas del mar negro En 1899 se amplió el viaje hasta Estambul y, si los viajeros lo deseaban, podían continuar viaje en Taurus Express hasta Bagdad.


3 comentarios:

Paula dijo...

Todo un lujo para gente a la que no le importa pasar días encerrado.

No va mucho conmigo, la verdad.

freddy dijo...

Diosssssss, esto me ha recordado nuestros eternos retornos a casa despues de los interrailes... yo no soy publico para ese tren (tampoco soy espia).

Saludos!

Chispita dijo...

Viajar en ese tren tiene que ser toda una experiencia. La verdad es que yo me quedo con otro tren de lujo pero un poco más casero que es el Transcantábrico.