domingo, 17 de agosto de 2008

La presidencia inacabada.

Cuando en estos días de precampaña electoral estadounidense se habla tanto de Obama, me saca de quicio escuchar sus constantes comparaciones con el Presidente Kennedy. Considero que Obama aún tiene todo que demostrar (entre otras cosas ser un buen candidato, porque todavía no ha unido al partido) y John Fitzgerald Kennedy ha demostrado que en sus 3 años de mandato fue posible de errar y de triunfar, ha demostrado ser uno de los presidentes con más haber en su espalda, ya que inició una auténtica lucha por los derechos civiles de los negros, inició la carrera espacial norteamericana y evitó junto a su homólogo soviético Kruchev una guerra nuclear por la cuestión cubana. ¿Qué ha hecho Hussein Obama?, alucinar con lo buena estrella del rock que es, pero su letra no suena, no tiene programa si no lo copia del fuera de combate Edwards. De nuevo la mediocridad.
John F. Kennedy además de ser excombatiente, estuvo 8 años en el Congreso de los Estados Unidos y 8 años en el Senado de los Estados Unidos. Perdió las primarias de 1956 contra Adlay Stevenson antes de presentarse y ganar en 1960.
Barack H. Obama (veremos sino pierde el Hussein en la campaña) lo único que ha sido es tres años senador y...nada más. Ha explotado el medio color de su piel (ya que es de madre blanca) hasta lo indecible y sus raíces, pero ¿vale eso para ganar las elecciones?.
Otro revés para el senador Hussein Obama es que, ante las dificultades que tiene para despegar en las encuestas, el Partido Demócrata ha permitido a Hillary Clinton que sus delegados voten por ella en la convención de Denver. El partido ha visto en Hillary Clinton un valor en alza, ahora que se ha visto que la gira estelar de Hussein Obama por Europa no ha dado casi ningún rédito. Hillary presiona una vez más para figurar en el ticket presidencial, esperando el descalabro de la mediocridad Obama. ¿Será Barack Hussein un buen candidato?¿y un buen presidente?

Lo veremos, pero por favor no comparemos a Barack H. Obama con John F. Kennedy. No comerciemos con la grandeza.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo en Obama veo un hilo de esperanza en un hombre que transmite buenas vibraciones y es un buen líder.El puede consequir la unión nacional y por eso los Kennedy lo han apoyado.

David Alonso dijo...

De momento no ha conseguido ni la unidad de su partido ya que el 40% de los votantes de Hillary prefiere no votar o votar a McCain antes que a Obama, no es un buen comienzo para un líder unificador como dices.
Además que su dificultad para subir en las encuestas ha hecho que la convención autorice a los delegados de Hillary votar por ella, cuando siempre en pro de la unidad se votaba al ganador de las primarias. Lo tiene mal Husseinito.

David Alonso dijo...

Hago campaña tan en cntra de Obama, porque me gusta Hillary todo lo que no me gusta Obama, lo cual alarga las diferencias.
Está demostrando al Partido ser peor candidato de lo que esperaban en las primarias ya que no termina por despegar y según Real Clear Politics hoy están empatados con grandes posibilidades de derrota de Hussein Obama.

freddy dijo...

Pobre, Obama, qué fiero enemigo tiene en ti! Sin ánimo de ofender, yo sí comparo a Obama con Kennedy en términos estrictamente de imagen. Persona joven, idealista, ilusionante, progresista, en contraposición a la imagen de un antecesor oscuro y malvado (Bush Jr.), que es algo así como el Sauron que convirtió USA en Mordor. Por supuesto ni Bush es tan malo ni Obama tan bueno, y los dos candidatos son bastante penosos a mi entender (lo que no les diferencia de sus homólogos en otros países, dicho sea de paso). Pero esa es la clave del triunfo de Obama. Una ilusión a lo Kennedy. Aunque no te guste. Hillary puede ser mejor, pero no ilusiona. Y en el mercado, la imagen manda.

Saludos!