viernes, 15 de agosto de 2008

Religión de paz.

Habitualmente se ha oído en los medios que el Islam es una religión de paz, pero ¿es esto cierto?. Yo opino que no, el islam tiene un componente fanático que no lo hace estrictamente una religión de paz. No dudo que haya sectores de la religión musulmana respetuosa con la dignidad de la persona y el derecho a la vida; pero un amplísimo sector no lo es tanto, lo cual nos lleva a la primera pregunta: ¿es el islam una religión de paz? y aún más importante ¿Qué ha llevado a los pueblos que conviven con otras religiones a una prosperidad económica y social y qué impide a Oriente Medio alcanzarla? El cristianismo en sus muchas tendencias no ha impedido el desarrollo de sus pueblos, si bien es cierto que en muchos casos lo ha retrasado, no ha sido de la misma manera que el Islam lo hace con Oriente Medio. Parece falaz decir que la culpa es de occidente, cuando es ésta la que pone miles de millones de petrodólares en las manos de los dirigentes árabes a cambio del petróleo. El islam ha mostrado a la opinión pública mundial un fracaso estrepitoso en la labor de llevar el bienestar de sus súbditos (porque no ciudadanos es algo más elevado) se ha mostrado incapaz de convertir su riqueza petrolífera en sociedades modernas e igualitaras y, peor todavía, ha llevado tras de si una larga estela de violencia en distintos puntos del mundo. ¿Es pues el islam una religión de paz? ¿nos imaginamos a un hindú poniendo bombas en la Catedral de Colonia? ¿Nos imaginamos a un católico lanzando misiles a la Meca por motivos religiosos? ¿Nos imaginamos que las autoridades españolas dinamitasen la mezquita de Córdoba o la Alhambra? No lo hiceron ni hace 500 años. Pero para contestar a esta pregunta acudamos a su libro sagrado: El Corán:
  • Sura 4, verso 56: aquellos que no han creido en nuestras señales debemos asarles en el fuego, cuando sus pieles estén cocinadas debemos sustituirlas por nuevas pieles para que puedan sentir el castigo eternamente.
  • Sura 47, verso 4: Cuando os encontreis a los que no creen cortadles el cuello, y cuando ya hayais causado un baño de sangre entre ellos, atadles una cuerda firmemente.
  • Sura 4, verso 89: Ellos quieren que rechaces tu fe (...) pero si se vuelven renegados detenedlos y matadlos donde quiera que los encontreis.
  • Sura 8, verso 39: combatidlos hasta que no haya disensión y la religión sea totalmente de Allah.

15 comentarios:

anarubido dijo...

Hola , David.
Segùn los textos que acabo de leer de el Surà en tu entrada, el islam no parece una religiòn de paz. ¿La religiòn cristiana es una religiòn de paz? Espero que si y o creo que si.
Pasate por mi blog. Mi ùltima entrada esta basada en la frase que nos dijiste el ultimo dia de clase en la sala de profesores. "No haremos el examen de subir nota, pero estudiar el tema porque en las proximas elecciones generales ya podreis votar" jaja..
Un saludo ,David.

Vitrubius Volante dijo...

Vaya, Dave, aquí creo que la has cagado un poco, sobretodo al comparar Islam y cristianismo. Iré por partes...

Primero hablas de un componente fanático que no ves en el cristianismo, olvidando (quiero pensar) los abundantes ejemplos de autoflagelación, automartirio y autoestigmatización que hay en el cristianismo actual, o sus numerosos estallidos de violencia (contra clínicas abortistas, p. e.). Gracias a Dios (y no lo mento en vano), consideras que existen "sectores tolerantes" en el Islam, pero lo dices como si fuera una excepción. Yo creo que, de ser así, no es una cuestión directamente relacionada con la religión, como expondré más adelante.

Por ejemplo, ahora: ¿cuáles son los causantes de la situación actual de atraso político, social y económico de Oriente Medio? Mi opinión es que el motivo es el mismo en todas las épocas y lugares: los regímenes despóticos conservadores y con poca iniciativa. Como en la Rusia zarista, como en la China de los Qing, como en los estados europeos de época moderna (en los que sus súbditos* vivían, literalmente, en la miseria), etc. Y muchos de los regímenes despóticos del Oriente Próximo y Medio actual, Dave, han estado y están respaldados por gobiernos occidentales, eso cuando no han sido directamente colocados ahí. Esa es la responsabilidad (puede que indirecta, desde luego que parcial) de Occidente. Sí, les mandamos dinero, pero, ¿a quién? ¿A las petromonarquías, que lo único que lógicamente pretenden es mantener su dominio incontestado sobre las sociedades árabes y musulmanas? Flaco favor, la verdad. Muy poco democratizador.

Quiero dejar claro que mi intención aquí no es defender al Islam. Mi intención es hacer entender que la religión organizada y dogmática es una causa de atraso siempre y en todo lugar, y que las culturas que han alcanzado nuestro "ideal occidental" (pobre ideal, pero al que me sumo de momento), lo han hecho contra o pese a la religión organiza. ¿A qué se debe el impresionante ascenso de Europa, que se convirtió en la civilización más poderosa del mundo? Al rescate de la herencia greco-romana, a la revolución de la Ilustración, a la competición interna, a siglos y siglos de afortunados avances en progresión... y a la explotación de sus vecinos y sus integrantes más desafortunados. Incluso hoy en día es así.

(*Como ves, 'súbdito' no es un concepto exclusivo del Islam. De hecho, 'ciudadano' es un término exclusivo del mundo laico.)

El caso de Oriente Medio es un caso particular histórico que no tiene que ver directamente con su religión. Y el Islam, en concreto, no ha fracasado de ninguna manera porque, como la mayoría de las religiones, su objetivo es hacer que el hombre obre de acuerdo a los designios de Dios, algo tan vago que significa que el único fin que puede tener una religión (si es que una cosa sin voluntad puede tener 'metas') es, como el de todo ser vivo, perpetuarse. En ese sentido, el Islam gana cada año más adeptos que el cristianismo (sea por lo que sea).

Siguiendo con el tema, me parece tan ridículo pensar que las "sociedades modernas e igualitarias" del mundo (si es que hay alguna) lo son por la religión que profesan... Las sociedades de ese estilo lo son tras haberse enfrentado a un statu quo defendido por sus propias religiones: el feudalismo fue defendido en Europa por los religiosos (especialmente por los católicos, ahora que lo pienso) y, en el caso tan poco cristiano de la India, sólo después de que Gandhi se enfrentara al estúpido tabú de los intocables la India se convirtió en un Estado cuyos individuos eran, todos, iguales (al menos, tanto como es posible en este sucio mundo).

Y hablando de la India, yo sí que me imagino a un hindú poniendo bombas. De hecho, lo hicieron cuando tuvieron que luchar contra los ingleses por su autonomía. Yo rechazo de plano la violencia. Pero la violencia está en lo más profundo del ser humano, y suele aflorar en aquellos individuos que creen tener la verdad y la moral correcta, algo muy normal entre los hombres religiosos. También en Occidente: las Cruzadas son un ejemplo manido, pero no lo son las revueltas milenaristas y anti-semitas tan comunes en los siglos medievales y modernos.

Y preguntarse si las autoridades españolas dinamitarían algún día la mezquita de Córdoba es tan poco serio como pensar que no lo harán nunca por influjo de la herencia cristiana. No lo harán porque son las autoridades de una sociedad que, satisfechas las necesidades básicas y materiales del grueso de su población, busca bienes intangibles con los que saciar el ansia insaciable de tener y saber y ser propio del ser humano. No lo hicimos hace quinientos años porque era y es una obra de arte tan impresionante que hasta unos bárbaros gañanes como Isabel y Fernando se dieron cuenta de su valor. Por eso la dejaron tal cual. Un monumento creado, por cierto, por una de las principales civilizaciones de su momento, y no es precisamente la cristiana...

Y, por último, ¿cómo puede coger el Corán y algunos suras escogidos expresamente para mostrar la violencia y el fanatismo inherente al Islam y creer que has dado con la clave del alma de una religión? Para empezar, tal clave no existe: las religión cambian con las sociedades que las sustentan y perfectamente pueden dejar de ser, p. e., una religión de señores y vasallos a convertirse en una Teología de la Liberación. Es la magia que tiene. Sin embargo, siguiendo tu ejemplo, yo podría coger algunos versículos especialmente violentos del Nuevo Testamento y mandar a tomar por culo dos siglos de derechos del hombre y del ciudadano. Mal, Dave. Mal hecho.

Como ves, no he pretendido hacer ningún ataque sistemático de las religiones, sólo me he dedidaco a buscarte las cosquillas punto por punto, haciendo (para regocijo de muchos) de abogado del Diablo, literalmente. De todas formas, no creo haber cometido muchos errores. De hecho, no creo.

¡Nos vemous!

Vitrubius Volante dijo...

Escribí mucho y muy rápido, y por eso hay errores de coherencia gramatical y de estilo, entre otros. Espero que no den lugar a ninguna confusión.

David Alonso dijo...

He comparado el islam con el cristianismo porque las dos son religiones monoteistas y antagínivcas en el trasncurso de la Historia.
Todo lo que dices está bien, pero se te olvida el hecho de que en las leyes de los estados de civilización cristiana la biblia no es una fuente del derecho (no así en el islam con el corán) y eso ya lo cambia todo.
Los budas no pudieron decir lo mismo en los países árabes de lo qu etu argumentas. Y si occidente maneja a las sociedades árabes a su gusto y éstas no son capaces de seguir su propio camino, pues habrán fracasado como he dicho anteriormente. También España en su decadencia fue instrumentalizada y ha salido adelante.
No me valen tus argumentos porque son medias verdades y sabes que te llamarán mentiroso dos veces cuando cuentes la otra mitad (Antonio Machado)

Jaime dijo...

Vitrubius ha dicho muchas verdades. La comparacion de religiones asociandola a sociedades es un poco maliciosa. Vitrubius enfatiza muchos temas incluyendolas en su contexto y no creo que sean medio verdades. De todas formas trata algunos aspectos que son incontestables.

Vitrubius Volante dijo...

Gracias, Jaime.

Y ahora, David:

- Dices que cristianismo e Islam son religiones monoteístas, y no te falta razón. Es un hecho objetivo. Pero no estoy tan de acuerdo en tu segunda definición: no son religiones antagónicas. De nuevo, creo que confundes las religiones con las sociedades que las profesan. Entre la religión mahometana y la cristiana no ha habido mayor antagonismo (es decir, "contrariedad, rivalidad u oposición sustancial o habitual, especialmente en doctrinas u opiniones") que entre el catolicismo y el protestantismo (en el sentido de lucha proselitista) o el cristianismo y el ateísmo (en el sentido de debate ideológico). Sólo desde tiempos recientes, el Islam y la cristiandad han competido por un mismo público religioso, es decir, como religiones.

- El enfrentamiento que muchos creen ver en la historia de las relaciones entre el Islam y la cristiandad no es en realidad ningún enfrentamiento entre religiones. ¡Ni siquiera es un enfrentamiento entre civilizaciones! Simplemente fueron conflictos puntuales por motivos puntuales (y bien políticos) entre estados o líderes puntuales. Las religiones raras veces se pelean.

- Las leyes de los estados de "civilización cristiana" no se basan en la Biblia porque no son estados de civilización "cristiana", sino de civilización occidental e ilustrada, cuya base legislativa no bebe de su tradición cristiana, sino de su tradición laica greco-romana. Los estados musulmanes se rigen por la Sharia de la misma forma que nosotros teníamos legisladores nacional-católicos (apoyados por una amplia base social) hasta hace tres décadas.

- En cuanto a las esculturas de Budas, quizás no tuvieron tanta suerte como la mezquita de Córdoba, pero seguro que no gritaron tanto como los judíos en Alemania y Rusia, por ejemplo.

- Por otro lado, que las sociedades musulmanas (como Turquía) o árabes (como Líbano) no hayan conseguido salir adelante (es decir, según tú, que sus estados han fracasado) se puede deber a mil razones diferentes, pero no creo que sea exclusivamente (ni en su mayor parte) por culpa de su ideosincrasia o de sus costumbres. Tampoco nuestros estados (los europeos, no los cristianos) son un ejemplo de pleno éxito: vivimos bien a costa del malestar en otros países. ¡Valiente triunfo! En fin, las sociedades pueden jugar mejor o peor la partida de la historia, pero la cartas de la geografía y el orden de los turnos nos viene a todos impuesto. (España fue instrumentalizada, pero no tuvo que enfrentarse con nadie que deseara los recursos de su territorio, ¿verdad?)

Veo que para terminar citas a Machado. No diré que lamento no tener una cita con la que responder. Espero que los argumentos que he utilizado sirvan de algo y resistan un nuevo embate (espero que mejor planteado). Al fin y al cabo, la verdad no es demostrable, sino falsable mediante el diálogo, el debate, la dialéctica y la discusión.

¡Nos vemous!

Paula dijo...

Vale Vitrubius, ya que has escogido las partes de la historia que más te interesaban para argumentar: ¿acaso no ha estado la religión católica directamente relacionada con la sociedad y la política, sobre todo en época moderna?

La diferencia está en que la sociedad occidental y las sociedades islámicas están en estados de evolución sumamente distintos. La religión católica, aunque intenta mediar en la sociedad e, incluso, en la política, está al margen de ambos ámbitos, cosa que no sucede en la gran mayoría de los países islámicos. Por cierto Vitrubius que comparar la autoflagelación o las protestas PACÍFICAS antiabortistas (aunque no se compartan) con las prácticas terroristas de tipo islamita y el llamamiento a la yihad es un insulto a la inteligencia y al raciocinio así que, córtate a la hora de intentar hacer gilipollas, gracias!

Sobre los versos de la Sura escogidos, David, si vas al Antiguo Testamento encontrarás versos que no le van a la zaga.

Por fortuna, la religión católica ha evolucionado a lo largo de los siglos, ha contado con grandísimos estudiosos y se han ido afinando sus tendencias, dogmas e interpretaciones de la palabra. Algo de lo cual carece, en gran medida el islam. O tal vez no carece de ello, simplemente, se ha optado por la vía beligerante.

Ligar el islam a determinadas sociedades no es un error, lo es compararlo, desde estos términos, con el catolicismo.

Vitrubius Volante dijo...

Jolines, tampoco hacía falta insultar...

El caso es que sí: he escogido momentos concretos de la historia para construir mi argumentación. Pero, ¿no lo hemos hecho todos? Para juzgar las religiones como un todo, defecto esencialista en el que creo que cae David, deberíamos juzgar toda su historia, llena de claros y sombras. En ese sentido, creo que el Islam y el cristianismo, al margen de que hayan desarrollado su historia en contexto muy diferentes de los que no eran (en su mayor parte) responsables, tienen la misma cantidad de claros y sombras en su haber.

Llevando el debate a la actualidad, creo que no podemos culpar al Islam de la situación de las sociedades islámicas. Muy al contrario: creo que la deriva radical del Islam en la actualidad es un síntoma del estado de sus sociedades. Como tú bien dices, Paula, Islam y cristianismo están en la actualidad en estados muy diferentes de su evolución, pero no creo que se deba a un defecto "congénito" del la religió islámica.

En cuanto a lo de los siglos de refinamiento de la religión cristiana, creo que es una idea muy cierta, pero también creo que ese refinamiento se debió a su constante contacto con, p. e., la herencia clásica, auténtica piedra de afilar de la cultura occidental. No creo, desde luego, que fuera un fenómeno endógeno del propio cristianismo.

Por último, tengo que añadir una última cosa: la vía beligerante es la vía de las sociedades desesperadas, y nuestro tiempo es uno de los momentos de la historia en los que más sociedades de millones de individuos se han visto abocadas a la desesperación. La brecha Norte-Sur no es una exageración, y no es nada fácil de superar, ni siquiera en teoría. Qué suerte que nos encontráramos en el lado correcto del mundo cuando se llegó a esta situación, ¿no? Eso es lo que pienso.

En todo caso, si he insultado la inteligencia de alguien con algunas comparaciones estúpidas y equivocadas (lo admito), lo siento, pero no creo que sea el caso general de mi argumentación. Si alguien opina lo contrario, que me lo diga o que me mande a tomar por culo con nuevos argumentos y con educación, pero que no acuda al insulto, ¡jobá! Es cierto que a veces digo alguna tontería llevado por las ganas de a) quedar bien, b) sonar inteligente, c) ganar una discusión o d) abogar por el Diablo, pero espero que en ese caso se me avise antes de disparar. Espero que en mi defensa se tenga en cuenta que soy humano y que estoy intentando hacer una buena aportación a esta página.

Bueno, nada más. ¡Nos vemous!

Vitrubius Volante dijo...

¡Böef...! Me he pasado intentando sonar conciliador y suavizar mi comentario: ¡los 'creo que' sobran por todas partes! Espero que no me lo tengáis muy en cuenta...

David Alonso dijo...

El problema es asiminar una sociedad que lleva en su religión inmersa el germen de la destrucción. Ahí queda eso.
He triunfado en mi afán por crear debate, aunque creo realmente el lastre que la religión islámica supone para sus sociedades.

Vitrubius Volante dijo...

Bueno, veo que no he podido convencer a nadie, y lo lamento. de todas formas, voy a repetir mi posición por última vez: no hay nada en la esencia (?) del Islam que lo convierta en una religión más destructiva que la cristiana, pero sí hay un elemento en el corazón de la propia religión que hace de ella (de todas) irracional y peligrosa.

David Alonso dijo...

Cuando grupos católicos extremistas pongan bombas en la meca y media en época sagrada o en el metro de Abu Dhabi entonces te daré la razón.

Paula dijo...

Escribí una respuesta a primera hora de la tarde pero veo que no la colgué bien.

Antes de nada disculparme por el tono de mi anterior intervención, que obviamente no fue el correcto. No era mi intención insultar, ni directa ni indirectamente.

La frase de que el Islam lleva en sí el germen del odio es una patraña que fue parida, no por David, sino por una persona de pocas luces con la que se topó. El maniqueismo de la afirmación la convierte en falaz. Ya señalé antes que la Biblia contiene también frases "gloriosas" que en su momento sirvieron a gente con "ciertos intereses" a llamar a guerra santa y avanzar hacia Jerusalén.

Sin embargo David no se equivoca del todo al vincular el Islam con la sociedad de aquellos países en los que ésta es la religión predominante. Las religiones del libro tienen en sus preceptos muchos elementos de regulación social que atañen directamente a la vida de los individuos que forman la comunidad religiosa. La prohibición de comer carne de cerdo o la tendencia a la monogamia son dos ejemplos.

Hoy en día, en el caso del cristianismo, es la Iglesia la que regula, o intenta regular, el grado de implantación de una serie de conductas entre sus miembros y es aquí donde entran el aborto o el empleo de anticonceptivos. Por fortuna la Iglesia católica ya no hay que entenderla vinculada a la política y, ante los escasos seguidores fervientes de los cuales goza en la actualidad, tampoco es determinante en la conformación de la sociedad occidental. No ocurre lo mismo con el Islam.

La gran diferencia entre ambas es que desde la Edad Media se han suspendido los estudios del Corán, acatándose su texto al pie de la letra por proceder del mismo Alá: es la palabra de dios y por tanto debe ser acatada tal y como fue dictada. El problema reside en quién transmite la palabra y a quién le es tranmitida. Como antaño los curas, los imanes tienen un enorme poder ideológico sobre sus fieles y sus discursos no explotan la parte pacifista e integradora de la religión coránica.

Lo tristemente irónico es que la guerra santa a la que instan tantos imanes no se limita a los "infieles" de occidente sino que tira contra otras ramas de la misma religión, de manera que las mayores matanzas acaban siendo entre musulmanes.

La situación actual del Islam tiene mucho que ver con la falta de formación de sus integrantes, que son manipulados por sus propias clases dirigentes, que los convierte en esclavos intelectuales.

Vitrubius Volante dijo...

Bien, supongo que puedo suscribir punto por punto, y con apenas matices, todo lo que has dicho, Paula. Y supongo también que al Islam no le vendría nada mal una Reformita como la que el cristianismo romano vivió en el siglo XVI y que dio lugar a las Iglesias protestantes y al catolicismo tridentino. O quizás, ya directamente, un jodido salto en el tiempo como el quiero-y-no-puedo del Concilio Vaticano II. Pero, claro, todo tiene un tiempo un lugar...

Paula dijo...

De hecho ahora parece que están pasando por periodo parecido al de la Guerra de los Treinta Años!!

El problema que tienen es que las diferencias con occidente son muy superiores a las que había en siglos pasados; y el problema del progreso no reside en la situación económica de sus países, que son productores de petróleo, sino en el encono de sus dirigentes de permanecer en un inmovilismo beneficioso para las clases dirigentes. Lo fácil es echarle la culpa de su situación a los occidentales y lo difícil mantener a la población en la ignorancia.

Los tiempos históricos en los que se están moviendo los países musulmanes son mucho más lentos de los de occidente, especialmente en lo social. Algunos musulmanes (con formación) afincados en occidente dicen que la brecha está en la Ilustración, y echan de menos una revolución social semejante a la vivida en Europa en aquella época que relegue a la religión a un plano secundario en la vida política, económica y social de sus países. Lo que parecen olvidar es que, Ilustración incluída, en Occidente se dieron muchos pasos adelante y atrás antes de llegar hasta donde estamos hoy. Con todo, supongo que lo que se refieren es a encontrar algún tipo de rebulsivo social que provoque un salto adelante en sus países.