jueves, 25 de septiembre de 2008

Los Trust de inversión.


Mucho se ha hablado de los trust de inversión en esta crisis financiera. Basada en el fraude de las hipotecas se asemeja mucho a los problemas que dieron inicio a la crisis de 1929. Al final siempre se repite la historia, porque la crisis de los bienes inmuebles en Florida y del consiguiente sistema crediticio americano desembocó en la crisis de 1929. El trust de inversión Goldman Sachs también estuvo metido en aquellas operaciones que desembocaron en la crisis del sistema, como pieza más notable del mecanismo especulativo de los años 20. Hoy la Reserva Federal ha obligado la conversión de Goldman Sachs a un banco de depósitos. 
Tras el crac de 1929 y con Roosevelt recién llegado a la Casa Blanca se aprobó la ley de emergencia bancaria que prohibía que un banco de depósitos fuese de inversión para mantener a salvo los depósitos de los particulares. Hoy el banco de inversiones Goldman Sachs ha dejado de serlo. Pero ¿Qué es un Trust de inversión y cómo nacieron en Estados Unidos?
La idea de los trust de inversión es vieja y en 1929 había muy pocos en EUA, aunque parezca mentira.
Desde del siglo XVIII los inversores ingleses y escoceses depositaban sus ahorros destinados a la compra de acciones en una compañía de inversión la cual, a su vez invertían los fondos así adquiridos. Los trust de inversión diversificaban los ingresos de la sociedad británica y se invertían en multitud de empresas con intereses ultramarinos, siendo una fuente de inversión y expansión empresarial.
En los EUA en 1920 había muy pocos trust de inversión, pero en la década de los 20 se crearon más de 300 trust recortando la distancia con otros países. Los administradores de los trust británicos hiceron gala de una cautela a la hora de invertir el dinero bajo su responsabilidad y así lo hicieron los estadounidenses en un principio para ganarse la confianza de sus semejantes, pero conforme iban avanzando los años veinte los refinamientos desaparecieron y el trust de inversión se convirtió en una Sociedad Anónima de inversión que vendía sus valores al público (algunas veces acciones, pero muchas otras obligaciones e hipotecas) cuyas rentas invertía de nuevo.
Durante un período de tiempo la Bolsa de Nueva York contempló con recelo el desarrollo de los trust de inversión, y solamente en 1929 permitió el ingreso de los mismos, pero a condición de que sometiese sus libros con el precio de sus títulos a un estricto control; requisito que produjo la fuga de inscripciones de los Trust de inversión a las bolsas de menor importancia como Boston o Chicago.
Los inversores consideraban positiva la negativa a hacer públicas las inversiones ya que éstas podían poner en duda la confianza en los trust, y con esta duda la huída de los inversores. 
En 1928 la aparición de los trust era de uno al día y en 1929 los beneficios de la comra-venta de títulos, obligaciones e hipotecas había generado unos 3000 millones de dólares. 
El problema sobrevino cuando se hizo patente que el valor de los títulos no se correspondía con el valor real de las empresas o con el valor real de las hipotecas, sino que éstas estaban infladas por la mera especulación. 
La huída de los Trust de inversión a las bolsas menores hizo que se escapase de un control decisivo que pudo haber paliado la crisis, y esta enfermedad terminó contagiando a Wall Street. Fue, como hoy un fallo de los mecanismos de control, es necesario sino la intervención en la economía, si una regulación y un control por parte de las instituciones como El Banco de España. La resistencia del sistema financiero español se la debemos a la labor que realiza esta institución: El Banco de España.

"No existe ni presente ni futuro, solo el pasado repitiéndose una y otra vez"
Eugene O'Neill, Premio Nobel de Literatura.

No hay comentarios: