domingo, 12 de octubre de 2008

Me llamo Bond... James Bond I.



Con motivo del futuro estreno de la 22 película de James Bond, he querido traer a bitácora un largo artículo que Oscar Ayude y yo habíamos escrito para la revista del Colegio Mayor San Agustin "Lonxe". Debido a su longitud lo fragmentaré en tres o cuatro partes según los distintos actores que han encarnado al más famoso espía del MI-6. Es un homenaje a la serie de James Bond, al CMU San Agustín y a mi compañero Oscar Ayude con quien tantos buenos momentos he pasado. 
James Bond nace de la mente de Ian Fleming en 1953 con el libro Casino Royale, cuya película fue protagonizada por David Niven y en la cual participó entre otros Woody Alen  y que se encuentra fuera de la saga (llamando saga a las películas producidas por Albert R. Broccoli y su socio Harry Salztman).
Lo cierto es que se comenta que la perfección del personaje es tal y su nivel de descripción tan exhausto que pudo haberse inspirado en la propia vida de Ian Fleming como agente secreto al servicio de Su Majestad. La gran pantalla no fue el primer formato al que fueron trasladadas las aventuras de 007 noveladas por Ian Fleming, sino que fue a través de entregas semanales en forma de cómic de un famoso rotativo londinense.
De exquisita formación, el personaje es un huérfano de origen aristocrático que pasa su infancia en un orfanato hasta que, alcanzada la madurez, ingresa en el ejército británico, destacando tanto que acabará en las filas del MI-6 (Contraespionaje militar).
En el momento en el cual se decide pasar las aventuras de Bond a la gran pantalla, se le propuso a los actores famosos de la época, que rechazaron la propuesta ante la creencia de que la película no tendría éxito. Ante esta circunstancia, los productores se sirvieron de un actor desconocido de origen escocés llamado Sean Connery, con el que empieza la mayor saga cinematográfica de la historia.
Sean Connery.
Sean Connery fue el primer bond, y a ojos de mucha gente ha sido quizás el mejor Bond de toda la historia. De lo que no se puede dudar es que ha sido el único de sus intérpretes que ha conseguido basar una brillante carrera cinematográfica a partir de su papel en esta saga, lo que tiene un gran mérito ya que antes de su papel como James Bond era un total desconocido en la industria cinematográfica, y hoy en día es un mito del cine del que todo el mundo ha oído hablar (sino conoces al menos una película que Sean Connery haya protagonizado, es que naciste ayer).
Sean Connery ha interpretado a Bond en siete películas, de las cuales seis son oficiales o producidas por Albert R. Broccoli, y en las que nos centraremos, y una fuera de lo que podríamos llamar la saga original, que es la película Nunca digas nunca jamás (1983), en la que es acompañado por una jovencísima Kim Bassinger.
James Bond contra el Dr. No (1962): es la primera película de la saga con la que comenzó el mito de Bond. Sirvió para sentar las bases del mito cinematográfico, diferenciándolo en ciertos aspectos del Bond de las novelas. Estas diferencias son en parte "culpa" del director de la película Terence Young, que le dio al personaje su estilo, sofisticación, cinismo y gusto por manjares y trajes caros, además de por las mujeres. Dicen que gracias a él, Connery, apodado "el camionero" por su rudeza apareció en pantalla con tanta clase y buenas maneras.
En esta película 007 debe investigar el asesinato de otro agente del MI-6 mientras espiaba las actividades de un misterioso científico llamado Doctor No. De esta película hay que destacar la escena, ya legendaria, en la que Ursula Andress sale del mar con un bikini.
Desde Rusia con Amor (1963) respresenta el Bond preferido por el propio Connery y en el que hay que destacar la aparición por primera vez de Q, personaje interpretado en todas las películas de la saga por Desmod Llewelyn sustituido tras su muerte en la película Muere otro día (2002). Es reseñable la aparición del propio Ian Fleming en una escena del tren del film. En esta ocasión Bond acude a Turquía para conseguir una máquina decodificadora soviética que le va a entregar una desertora. Pronto se descubre que todo es una trampa de la organización Espectra eliminarle y conseguir la máquina.
Goldfinger (1964)En esta película Bond se enfrenta a un avaricioso hombre de negocios llamado Goldfinger que trafica con oro y cuyo plan es hacer estallar una bomba atómica en Fort Knox para eliminar las reservas de oro estadounidenses.
En esta película aparece la célebre escena en la que Goldfinger (interpretado por Gert Frobe) está apunto de matar a Bond utilizando un láser, y que ha llegado a ser parodiada en un episodio de los Simpson. Una anécdota curiosa es que Gert Frobe apenas hablaba inglés antes de empezar a filmar la película y que, a causa de su participación, la película fue prohibida en Israel, ya que se le acusó injustamente de haber pertenecido al Partido Nazi. También hay que destacar que Sean Connery utilizó un peluquín para disimular su incipiente calvicie.
Esta película fue la primera de Bond en recibir un Óscar, en este caso para los mejores efectos sonoros.
Operación Trueno (1965)En esta ocasión Bond debe recuperar una bomba nuclear que Spectra ha robado y con la que chantajea a varios países del mundo. Ganadora del Oscar a los mejores efectos especiales, es una de las mejores películas de la saga, ya que la mayor parte de la acción trascurre bajo el agua, con dos escenas a destacar, que son la batalla acuática final y otra en la que James Bond está metido en una piscina llena de tiburones, los cuales eran verdaderos y causaron un auténtico pánico en el actor que no lo sabía, su terror es real y no es fingido.
Iba a ser la primera película rodada de la saga, pero por problemas legales hubo que adaptarse primero la de Dr. No.
Solo se vice dos veces (1967)En ella Bond finge su muerte y viaja a Japón, donde descubre una base de Spectra desde la que se realizan lanzamientos espaciales y secuestran naves estadounidenses y soviéticas. Es el primer film en la que Bond contrae matrimonio, además de resaltar la última escena en el interior de un volcán donde tiene su base secreta Spectra y en la que James Bond se enfrenta, al fin, al hasta el momento desconocido líder de la organización.
Diamantes para la eternidad (1971)Es el regreso de Sean Connery tras haber abandonado el personaje y ser sustituido por George Lazenby. El motivo por el que Connery retomó el personaje fue la enorme suma de 1'2 millones de dólares que ofrecieron en la época. 
La trama cuenta como tras la destrucción de Spectra en Solo se vive dos veces, Erns Bloedfeld consigue matar a la esposa de Bond en Al servicio secreto de Su Majestad, lo que servirá a los guionistas como pretexto para desarrollar una venganza personal de Bond contra Bloedfeld en este film.
Sean Connery no volverá a encarnar a James Bond, ¿Nunca más? si, en una película de 1983 que está fuera de la saga original y que se llama Nunca digas nunca jamás, así titulada debido a la negativa de Connery de volver a encarnar al personaje.
James Bond volverá...

2 comentarios:

Paula dijo...

Connery es el mejor. Tiene además ese halo de mito que lo hace eterno.
Tras él me gusta mucho la sofisticación que Pierce Brosman (todo un gentleman) recuperó para el personaje e, irremediablemente, me he tenido que rendir a los encantos personales de Daniel Craig, que recupera los aires duros del Bond encarnado por Connery (llevándolos a una nueva dimensión, eso sí).

Casino Royal me gustó a ver qué nos depara Quantum of Solace!!

Anónimo dijo...

o maximo!  gostava que fosses a arte-e-ponto.blogspot.comCarla