lunes, 24 de noviembre de 2008

El fraude de las civilizaciones y la oportunidad perdida.


Uno de los asuntos más importantes de un Presidente del Consejo de Ministros es la política exterior. Y esto es así porque ningún país tiene todo lo que necesita y menos España. Así que hay que cuidar las relaciones internacionales. Y aqui la administración Zapatero ha tenido muy poco éxito, la política exterior del Presidente nació muerta cuando al ganar las elecciones el "lider del mundo libre" se acordó de la actitud ofensiva del nuevo presidente del ejecutivo hacia su bandera y ya sabemos como se las gastan los yankis. La cosa no fue mejor cuando retiró las tropas de Iraq. La verdad es que no voy a criticar la retirada de las tropas de Iraq ya que respondía a la promesa estrella de su programa electoral. Pero tras eso la política exterior de Zapatero no fue a mejor, cuando solo podía ir a mejor. 
La cosa no iba bien, ya que no solo se había ofendido doblemente al gigante americano, sino que en esta ocasión estaba dirigido por la peor gente posible. Y el presidente del Gobierno en lugar de centrar sus esfuerzos en zonas clave como Iberoamérica -dejando al margen al tarado del gorila rojo- y la UE dejando que la reconciliación con Estados Unidos viniera sola, se dedicó a proyectos personales hijos de su ignorancia internacional y el buenismo imperante en el ala flowe power del PSOE.
De ahí, del buenismo y la ignorancia nació algo más que el ministerio de la igualdad, nació la "Alianza de Civilizaciones" algo que nadie sabe qué es pero que nos cuesta mucho dinero. 
Capitaneados por un diplomático de primera, pero un ministro de tercera, el Presidente puso patas arriba Exteriores y se lanzó a las relaciones dudosas con países más dudosos todavía.
Solo en Europa la cosa iba bien: se habían cancelado dos mulatas mil millonarias heredadas de la administración anterior y se consiguió que España siguiera recibiendo fondos de cohexión hasta el 2013, cosa impensable. Tras ello, punto y final. 
Cagada tras cagada ahora se le presenta al Presidente una oportunidad de oro que no puede despreciar ni estropear, por lo que espero que esté en manos distintas a las suyas. Obama va a intentar potenciar el llamado poder blando para mejorar la dañada imagen de EUA en el mundo y para poner una pica en Flandes se va a apoyar en alguien que no le plante sombra -como pudiera pasar con sarkozy o Merkel- y que no esté políticamente acabado -como Brown-, se va a apoyar en Zapatero que algo bien si ha hecho, ha potenciado el poder blando de España en el mundo y para Obama resulta un socio adecuado.

Acostumbrado como nos tenía el PSOE a líderes hábiles en el extranjero, Zapatero ha supuesto un jarro de agua fría para todos a los que nos gusta la socialdemocracia y la política exterior. Zapatero ha significado el divorcio de esta pareja perfecta, espero que deje pasar la oportunidad para restaurar la política exterior de la socialdemocracia.

3 comentarios:

Oink¡¡¡ dijo...

Hay más gente que piensa que ZP debe ser el más cerecano aliado europeo para Obama...¡¡¡

Que Dios nos asista¡¡



http://www.nytimes.com/2008/10/09/opinion/09Cohen.html?_r=1&scp=3&sq=zapatero&st=cse

Anonimus Prime dijo...

Bueno, de mi reciente paseo por USA he sacado varias cosas que me parecen interesantes al hilo de tu interesante texto.
ZP es un presidente doméstico, de "interiores". La diplomacia jamás será lo suyo. En USA temen que con Obama pase lo mismo, y que en cuanto tenga que hacer pasar por el aro a "los demás países" veremos cuanto dura su popularidad en el extrangero. Por eso rezan a Santa Hillary (y, personalmente, ahora me explico la pirueta de meterla en el Gabinete).
Sobre la retirada de Irak, me ha sorprendido que la gente con que he comentado el tema lo ve muy bien. Creen que el error fue no marcharse todos cuando lo hizo España. De todas formas, como decisión respaldada en las urnas fue buena, y como decisión que nos ahorró tirar un montón de dinero, mejor.
Ya hace tiempo aventuré la idea de que Obama se parece mucho a ZP. Por muy risible que resulte a algunos, este paralelismo ha sido bastante comentado en NY esta semana pasada en los medios sonoros (la radio pública americana, os la recomiendo y se oye genial en internet).
Sobre diplomacia transatlántica: en USA respetan más a Zapatero de lo que respetaban a Aznar. Por mucho que esto moleste a los hooligans (todo el mundo tiene fans), el papel que tenía Bush para Don José Mari era, simplemente, pagar la cama.

Os invito a mi primer post desde mi regreso, un texto muy cabreado y cabreante.

Saludos desde el anonimato,
Anonimus Prime
http://anonimusiv.blogspot.com

David Alonso dijo...

Hillary están el gabinete porque lo debieron de pactar tras las primarias y para que hiciera campaña en los estados clave, ella y su marido se batieron el cobre en Florida, Ohio y Pennsilvania