domingo, 16 de noviembre de 2008

Hillary Clinton como Secretaria de Estado.


Esta semana ha saltado la noticia de la reunión entre el Presidente Electo Obama y la Senadora por NY Hillary Clinton a petición del propio Presidente Electo. Parece que se van a poner las cartas negociadas durante la campaña electoral boca arriba. La NBC ha hablado de que el Presidente Electo ha ofrecido el cargo de Secretaria de Estado a Hillary Clinton, posiblemente en pago de la gran contribución que los Clinton hiceron en campaña en los Estados clave como La Florida, Ohio o Pennsilvania. 
La verdad es que nunca pensé que Hillary lograra colarse en el Gobierno de Obama, siempre pensé, y desde aquí lo plasmé, que tal vez heredaría el cargo de presidenta del Comité de Exteriores del Senado que Biden deja vacante o que se le otorgaría un puesto vitalicio en el Tribunal Supremo de Estados Unidos, tal vez la Embajada ante la ONU que tiene cargo de ministerio. Pero personalmente descarté la posibilidad de que el trato fuese la jugosa secretaría de Estado, primer ministerio en el Gabinete de Estados Unidos y ante quien dimite los demás cargos del ejecutivo, incluido el propio presidente. Y no lo pensé porque sería darle las riendas de la Diplomacia a un rival muy fuerte y que ha jugado muy dúramente contra el actual Presidente, aunque si bien es cierto que está ahí gracias a los desaciertos en las primarias de Hillary y a su inestimable ayuda en campaña. 

Con ello Obama culminaría la asimilación de un gran número de dirigentes políticos ligados a los Clinton a su Administración y asesinaría el cambio nada más empezar su presidencia. A mi no me molesta ello, pero Obama ha de reconocer que ha hecho su gabinete con la gente en contra de la cual ha edificado su campaña: los políticos tradicionales de Washington.

1 comentario:

Anonimus Prime dijo...

Yes, she can!

Lo siento, pero el "Clinton Pride" me ha podido. No se me ocurre un cargo mejor para Hillary, Despacho Oval aparte. No creo que asesine el cambio: más bien muestra saber que un cambio real, para ser efectivo y llegar al fondo, debe fundamentarse en sostener aquello que funciona y reformar lo corrompido.

Saludos desde el anonimato,
Anonimus Prime
http://anonimusiv.blogspot.com/