sábado, 8 de noviembre de 2008

La Dama roja regresa.


Segolene Royal ha regresado de entre los cadáveres políticos a la primeroa línea del socialismo francés. 
El PSFr está inmerso en una grave crisis que tiene dos caras. Una de ellas ya la había comentado tras su derrota en las presidenciales del 2007, es que el PSFr es el único de la socialdemocracia que no ha abandonado la via marxista, y eso que hasta el PCUS de Mijail Gorbachov lo hizo en 1990, pero ya se sabe, los franceses erre que erre con lo suyo. El segundo problema es el ostracismo al que se han visto relegados por el sarkozismo más activo y militante del activo Presidente Francés. 
Así que en esta marea de problemas el PSFr se enfrenta a la labor de encontrar un Secretario del Partido que les encarrile a mejores resultados y, quien sabe, al Elíseo en 2012. El lugar el congreso de Reims de la semana que viene, cargado de un simbolismo medieval por tratarse de la ciudad que veía coronar a los reyes de Francia. 
Todo parecía orquestado para que el alcalde de París Bertrand Delanoe se hiciera con el cargo y, diera así una victoria a su padrino político, Hollande. Pero la votación de mociones precongresuales dio una holgada victoria a Segolene Royal que la deja en una posición provilegiada para el congreso. La Dama Roja ha vuelto a ganar contra todo pronóstico y contra los deseos de la cúpula del PSFr gracias al apoyo mayoritario de las bases del partido. 

Todavía falta por ver que pasa en el congreso de Reims, en el que Segolene puede que no se presente para Primer Secretario, pero si aspira a liderar el partido  de la calle Solferino desde la candidatura a la presidencia de la república. 

2 comentarios:

Paula dijo...

Te planteo una pregunta ya que yo no estoy muy al tanto del tema: ¿por qué Royal no acaba de ser creíble?

Por cierto, en Descontexto tienes transcrito y traducido el discurso de Obama, por si te apetece.

David Alonso dijo...

Royal es creible para las bases del partido. Puede que no sea una candidata ganadora, pero es una candidata digna de un partido moderno, cosa que no es el PSFr, debido a que sus dirigentes están deben demasiados favores a sindicatos y grupos de presión como para iniciar una renovación necesaria. La única cara de esa renovación que tarda es Segolene Royal y cuanto más tarde en suceder más tardará el PSFr en ganar las elecciones, el cambio ya se llame Segolene Royal o de otra manera es vital para la supervivencia política del PSFr de ahí que sea tan importante.