miércoles, 5 de noviembre de 2008

Victoria táctica, pero no estratégica.


Anoche escuché en el programa que daban CNN+ y Cuatro de Iñaki Gabilondo un muy buen análisis de un asesor político de Bill Clinton en el que decía que la victoria de Obama de anoche era más táctica que estratégica. Es decir, se basaba en aprovechar la oportunidad que el Partido Demócrata (PD) tenía para reconquistar la Casa Blanca mas que unir al partido en torno a una nueva corriente ideológica, la de Barack Obama.
Aunque hoy parece que la indiscutible victoria de obama le otorga un indiscutible liderazgo dentro del partido, no solo a él sino a su línea de pensamiento (si es que lo tiene), creo que está lejos de suceder. 
Barack Obama tienen una linea de pensamiento político poco clara, porque en el peor de los casos ha copiado el programa político de sus contrincantes y el mejor ha incorporado a sus contrincantes a su campaña como es el caso de Joe Biden y sus asesores económicos que proceden todos del círculo Clinton, lo cual no es de estrañar porque un candidato que lleva tan pocos años en la política de adultos no ha tenido oportunidad de crear un equipo ganador propio, y esa asimilación es parte del éxito de Barack Obama. 
Pero las elecciones no las ha decidido el ala izquierda del PD, sino los llamados Demócratas de Reagan, es decir, los votantes demócratas que tienen fuertes lazos ideológicos tradicionales que han pesado en la elección en Pennsylvania, Ohio y Florida. Es por lo que se ha unido el PD en torno a un candidato, como una táctica para ganar la Casa Blanca, pero Barack Obama no ha conseguido cambiar la forma de pensar del PD ni mucho menos. El ala central del PD de la cual Hillary Clinton y Joe Biden son las figuras más destacadas. Pero no es una nueva estrategia política general del PD. 

Es un dato a tener muy en cuenta cuando tienes mayoría en el Congreso , pero cada congresista y cada senador se debe a los intereses de cada distrito y cada Estado y no todos piensan como el Presidente Electo Barack Obama y se verá.

1 comentario:

Anonimus Prime dijo...

El análisis me parece acertado. De todas maneras, he pulsado la prensa americana estos días y la opinión de una parte grande del electorado es que quieren que Obama dicte doctrina y el Partido y su aparato la desarrollen. Es decir, que como Presidente marque las lineas y su grupo político le ponga a mano los medios para llevarlas a cabo.
Obama es un presidente posmoderno. Algunos se van a reir, pero se parece mucho a ZP: el "yes we can" es lo mismo que el "no nos falles". Se trata de jóvenes políticos, con una orientación ideológica muy marcada, escasa o nula experiencia administrativa, y que precísamente por eso contactan con un sector del electorado generalmente apático: los jóvenes con un nivel cultural y educativo alto. Hablan como un lider estudiantil. Y no olvidemos que, para muchos, excelencia gestora y administrativa es sinónimo de burocracia y servilismo al sistema.
Obama ha ganado sobre todo porque ha arrasado en las universidades, donde (our beloved) Hillary siempre tuvo un talón de Aquiles. Él ha movilizado esos sectores claves. He seguido el recuento por FOX, dónde adjuntaban un mapeado de condados, y podías ver como las áreas azules se concentraban en los distritos universitarios. Así se explica lo de Virginia o Carolina del Norte. Incluso en Texas, los centros científicos de Houston o Dallas han caido para Obama.
Cada vez hay más americanos que recelan de los bloques partidistas. De hecho, la derrota de McCain (qué grande en su discurso de aceptación) ha sido más la de una campaña diseñada por la maquinaria "neocon" que la de un candidato al que, creo, no le iba mucho esa plaza.
Quizás este sea el nuevo modelo de político: ideología de fácil digestión, ideas muy generales, principios básicos, y la intención de que otros los apliquen por ti. El discurso de Obama ha sido de lo mejor que se ha escuchado en unas elecciones desde hace años (igual que la dislexia de Bush, vamos). Ahora falta que las palabras se plasmen en hechos. Esperaremos.

Anonimus Prime