miércoles, 12 de noviembre de 2008

Vive la France.

La diplomacia española ha logrado poner una pica en Flandes, o en Washington que es lo mismo, gracias a las excelentes relaciones que se tienen con el país vecino. Mucho se ha criticado al Presidente del Gobierno por iniciar una acción tan audaz que, de haber fracasado, hubiera sido poco menos que una humillación. Pero como suele suceder en política los hechos se miden por sus resultados, y los resultados al final han sido satisfactorios. Pero la diplomacia española no debe ni puede dormirse porque, como ha señalado de forma acertada el PP, España ha de estar presente en el foro que salga de la reunión de Washington.
Una reunión que nace con un gran lastre y es el patronazgo del nefasto, patético y negligente pato cojo que habita en la Casa Blanca. Espero que el séquito que el emperador de fango lleve sea del Presidente Electo, porque sino la Adminstración Obama puede que no aplique parte del acuerdo al que se llegue por no considerarlo hijo suyo. Pero ya se verá.

De momento solo me queda agradecer a la Presidencia de la Unión la silla con voz y voto se le ha asignado a España. En tan importante reunión era imperativo estar (y no voy a decir la chorrada de refundar el capitalismo) y por fin podemos celebrar un éxito diplomático porque el Gobierno nos tiene desacostumbrado a ello. Así que Vive la France.

4 comentarios:

Oink¡¡¡ dijo...

No me parece que la cosa sea así. Y me parece que tiene más razón Blanco Valdés cuando opina:

"La imaginativa solución -una verdadera farsa trágica- destinada a que Zapatero se autoengañe sobre su poder como presidente del Gobierno, podría tener cualquiera de estos cuatro resultados pintorescos: que Francia se quede sin voz en la reunión, lo que conociendo el paño -tricolor- es improbable; que Sarkozy actúe, como míster Hyde y el doctor Jekyll, representando a la vez dos intereses diferentes; que Zapatero acuda bajo bandera francesa, lo que sería im-presionante ; o, lo más probable, que nadie hable a la postre en nombre de la Unión."

El resto:
http://www.lavozdegalicia.es/
opinion/2008/11/09/0003_7298299
.htm

Anonimus "the Third" dijo...

¿Qué importa? La reunión no es más que una excusa para que la pobre gente occidental creamos que ellos están haciendo algo. La realidad será que la reunión va a funcionar igual que la ONU: unos diran H, otros dirán B, y al final una declaración común que hablará del cielo que es azul y como nos gustan las fresas con nata.
Los gobiernos de izquierdas dirán, con mucha razón, que el sistema está viciado porque es un desastre, y propondrán su modelo: vale, seamos capitalistas, pero pongamos límites. Pero los gobiernos de derechas (amplia mayoría en nuestro cada vez más rancio y envejecido occidente) dirán que de eso nada, que la cosa va bien como está, pero que la crisis se ha provocado porque ha fallado el biotecnipófisis de la reprocogopenia por culpa del petróleo. Y ala, a vivir veinte añitos más de la misma mierda: los ricos manejando el dinero de los pobres, comprándose su casa numero 23 apelando a su inalienable derecho al exito economico, y cuando llegue la siguiente recesión medio millón de personas más a la calle sin trabajo. Maldita bola de cristal!!

Felicidades por el blog.
Anonimus "the Third"

Chispita dijo...

Para estar en esa cumbre lloramos y nos arrastramos como perros así que no se yo hasta que punto compensa.

David Alonso dijo...

POR SUPUESTO que hacía falta. La misión de los Asuntos Exteriores es que España cuente y nadie se ha arrastradom no se tu, pero deberías dejar la retórica del No que está adquiriendo tu pseudopartido. La diplomacia se ha movido y ha dado sus frutos.