lunes, 21 de diciembre de 2009

El Estado moderno Westfaliano.



Con el final de la Guerra de los treinta años no solo terminaba un conflicto armado, nacía el Estado como lo conocemos, y una forma de entender las Relaciones Internacionales. Se concluía la formación del Estado que había comenzado con el renacimiento y el final de la Edad Media.
Ahora se nos plantea un debate completamente nuevo, pero con unos esquemas idénticos a los del XVII, ¿Está el modelo de Estado Westfaliano superado? ¿Caminamos inexorables a otras formas de organización social? ¿Por qué hablamos muchas veces de internacional cuando queremos decir transnacional? ¿Pintan algo constructivo los nacionalismos en esto?
Son demasiadas preguntas y muy pocas respuestas. Rafael Domingo en El Mundo del lunes 21 de Diciembre plasma la necesidad de formar en humanidades y saberes antiguos para llegar, como lo hicieron los padres fundadores de Estados Unidos, a unas respuestas claras que nos ayuden a evolucionar. Y en esta tarea no valen lavadoras, ni programas informáticos, ni científicos que inventen cachivaches más modernos, solo vale la razón humana y la formación humanística.
Esta no es una entrada al uso. Es una entrada que más que respuestas va a plantear unos interrogantes. El primero es ¿Qué es un estado westfaliano? ¿Son Estados Unidos y China (por ejemplo) estados clásicos Westafalianos? y si la respuesta a ésta última pregunta es "no" ¿Por qué debemos hablar de una crisis del estado Westfaliano si éste solo se circunscribe a unos pocos? es más, si son pocos ¿Qué más da la crisis del Estado Westfaliano? y ¿Por qué sigue los nacionalismos periféricos, excluyentes y más volkish existiendo?

En una agradable cena que hemos tenido unos amigos y yo este pasado viernes solo conseguimos enunciar algunas de estas preguntas con más bien pocas respuestas. Como ius internacionalista un servidor planteaba el hecho de que por muy westfaliano que fuera un estado y por muy poco que fuera otro la noción de estado como sujeto principal y completo del ordenamiento jurídico internacional existe y no está para nada en crisis. Es más en épocas de crisis los Estados se suelen encerrar en sus fronteras, buena muestra de ello fue la incapacidad de la UE para coordinar soluciones a la crisis económica más allá de la modificación de los tipos de interés del BCE. Otro interlocutor planteaba que Estados Unidos había trascendido la estructura del Estado Westfaliano con un modelo constitucional "del paraguas" en el que por debajo de un punto los estados federados tienen una completa independencia. Pero parece que Mr Lincoln acabó con mucha de esa independencia borrando el derecho de secesión con la pluma de los cañones. No obstante, si nos fijamos en la forma de obrar del gigante americano, siempre que su soberanía ha estado en tela de juicio el Senado se ha cerrado en sus fronteras, véase el caso de la SdN o de la no ratificación del protocolo de Kyoto.
Y más aún, parece que a los tradicionales estados Westfalianos, los Europeos, les cuesta menos desprenderse de partes de su soberanía, tal vez porque se trata de cesiones meramente económicas que convienen a todos y el núcleo queda sin tocar, tal vez porque el panorama de la II Guerra Mundial ha mostrado al continente los peligros del nacionalismo que se encierra en sus fronteras, o tal porque el tradicional estado Westfaliano al pre existir a las constituciones modernas no considera que su identidad nacional dependa de quien administre la pesca o quien emita la moneda.

No lo sé. Son dudas de un debate abierto que por el momento es el filón poco explorado de humanistas y juristas que solo trabajando codo con codo podrán responder.

martes, 24 de noviembre de 2009

Un modelo de Estado: el Welfare State Sueco.




La configuración del Estado del Bienestar en Suecia se había iniciado mucho antes de la llegada de Palme a jefe de Gobierno. Olof Palme no tuvo la suerte de recoger unos frutos maduros del éxito socialdemócrata, sino que entró de lleno en plena crisis y tuvo que plantear la reforma del sistema. Con todo, no fue todo éxito suyo, ya que entre 1976 y 1980 había estado apartado del poder, vencido por opciones neoliberales que adelantaban la tónica de lo que iba a ocurrir en occidente. Pese a los neoliberales, Olof Palme consiguió en 1980 la confianza del pueblo sueco y volvió a presidir el ejecutivo abanderando las viejas ideas socialdemócratas: gasto público de orientación social y una política exterior solidaria, que tan buen resultado había dado en el pasado. Ahora gracias a la misma receta Suecia tendrá durante la crisis de los 80 el menor índice de paro de los países de la OCDE.
El modelo que se comenzó a implantar en Suecia en la década de 1920 sería seguido por la inmensa mayoría de los Estados de Europa occidental tras la II Guerra Mundial para contestar a la demanda de una empobrecida población de posguerra que buscaba que sus Estados cuidasen de sus ciudadanos. Nacería así con inspiración sueca el llamado Estado del Bienestar o Welfare State.
Suecia contaba con una posición privilegiada para desarrollar su modelo. No había estado inmersa en la II Guerra Mundial ya que su neutralidad beneficiaba, y mucho, a la Alemania nazi que importaba cantidades ingentes del precisado hierro sueco para su maquinaria bélica. Suecia, así mismo, se beneficio de la ingente entrada de capitales nazis para su industrialización que tuvo planes muy certeros. La tradición colectivista preindustrial sueca encaminó la incipiente industrialización hacia el modelo de Welfare State. Así Suecia sale de la II Guerra Mundial con una posición privilegiada: intacta y saneada financieramente.
Para acometer tal proceso de industrialización la socialdemocracia sueca optó por un modelo de economía mixta, donde el mercado y la propiedad privada de los medios de producción se combinaba con el reparto social de los beneficios gestionados por el Estado, manteniendo apartado el fantasma del comunismo al hacer la opción del "comunismo real" poco atractivo, proceso que no se consiguió en otros países de Europa donde el comunismo mantuvo su atractivo (véase el caso italiano).
Los felices años 20 desalojaron a los socialdemócratas del poder, la población buscaba unos beneficios más propio de un sistema liberal. Fue la inestabilidad económica de la crisis de los 30 la que llevó al partido socialdemócrata al poder en alianza con los campesinos. Una evolución poco frecuente, mientras Europa se inclinaba hacia regímenes fascistas, los suecos optaron por un modelo de economía mixta basado en un fuerte parlamentarismo para combatir los fascismos. La patronal no se mantuvo al margen del proceso de creación del Welfare State en Suecia. De hecho, el llamado acuerdo de Saltsjbaden entre patronal y el sindicato socialdemócrata LO mantuvo al movimiento obrero revolucionario al margen y, con ellos, el intento de destruir el Estado burgués y la propiedad privada. Suecia conseguía mantener alejados a los dos demonios de entreguerras: los fascismo y el comunismo en la construcción del Estado del Bienestar. El Estado sueco con el partido socialdemócrata en el poder había salido al rescate de la empresa privada y con ello alejó la posibilidad de que el gran capital financiase otros partidos más extremistas como ocurrió en la Alemania de Weimar en donde el gran Capital se echó en manos del partido nazi. El Partido Socialdemócrata consiguió este consenso que duró 40 años creando estabilidad y la singularidad del modelo sueco, aunque no estuvo exento de tentaciones de la economía planificada ni de conflictividad social, pero habría que esperar hasta 1969 para ver convertidos esta conflictividad en estallidos sociales.

El final del consenso en la construcción del modelo sueco vendría de la mano del descenso de la productividad como consecuencia de la crisis económica de los 70 y por la presión de un sindicato poderoso que presionaba en contra de las medidas anticrisis de tintes liberalizadores. El Partido era rehén de su sindicato y le costó el gobierno. Para los dirigentes del partido de Palme la relación entre la derrota y el sindicato era determinante, había que romper ciertas amarras. Era la hora de buscar otros caminos para la socialdemocracia sueca.

domingo, 22 de noviembre de 2009

Poíticos contra mercados: Olof Palme y la socialdemocracia sueca.





La joya de la corona del pensamiento político europeo, el Estado del Bienestar, y su construcción por parte de la Socialdemocracia tiene en Suecia un ejemplo a seguir para todos aquellos que pensamos que el Estado debe cuidar de sus ciudadanos. 
El Estado del bienestar está fundado en las teoría del economista John Maynard Keyness y busca integrar el crecimiento económico y la redistribución social de los beneficios. En Suecia, el proceo comenzo antes de la II Guerra Mundial y no se interrumpiría durante la misma aprovechando la tranquilidad que la neutralidad le brindaba mientras el continente estallaba en guerra. Con el Primer Ministro Erlander, el país consiguió en 1946 el pleno empleo, mejoraron las pensiones y todo tipo de prestaciones sociales, introduciendo reformas democratizadoras en la educación y en el sistema impositivo con una naturaleza progresiva, con lo que en los cincuenta se había formado el Estado del bienestar. Los economistas del Partido Socialdemócrata llegaron a un sistema donde, en las empresas públicas se aplicaba a igual trabajo, igual paga, fuese cual fuese el sector. Esto provocó que las empresas ineficientes tenían que hacer frente a unos salarios altos, mientras que las empresas dinámicas generaban un exedente de beneficios que, al ser reinvertido, repercutía forzosamente sobre la economía haciéndola más voluminosa y eficiente. En el caso de que las empresas deficientes quebrasen se producían daños irreparables, ya que los trabajadores parados se aprovechaban de las amplias políticas sociales y de las políticas económicas que actuaban sobre el mercado de trabajo, tales como recolocaciones directas, cursos de perfeccionamiento y actualización profesional o a base de trabajos temporales en el sector público. 
Así se fue contruyendo el Estado del Bienestar sueco que tiene entre sus señas de identidades una serie de servicios universales de calidad muy alta en constante expansión a toda la ciudadanía, que tendía a aportar a los ciudadanos seguridad y bienestar desde la cuna hasta la sepultura. Tage Erlander tuvo para ello también el apoyo de otros partidos como el comunista. Este éxito del Estado del Bienestar se tradujo en las urnas en 1968 donde el Partido Socialdemócrata de Erlander un 50% de los votos. Un año más tarde le sustituiría Olof Palme.
Pero no todo era felicidad en Suecia, porque durante los años 70 empezaron a notarse fisuras en el edificio del Estado del Bienestar, que comenzaron por protestas estudiantiles y tensiones ideológicas en torno al mito del pleno empleo junto a los problemas propios suecos como el sector rural. La ruina del campo acarreó una masa de campesinado a la ciudad en busca de trabajo que tuvo dificil solución. El exeso de mano de obra y la falta de unas infraestructuras para acoger esa mano de obra ponía en peligro el Estado del Bienestar y la igualdad de salarios que el campo reclamaba. El rápido crecimiento económico había propiciado, a su vez, bolsas de pobreza. 


Es aqui donde el partido Socialdemócrata Sueco, con Olof Palme a la cabeza tendrá que ingeniárselas para reestructurar el edificio del Estado del Bienestar  y acoger a esta masa de trabajadores sin derrumbarlo. 

sábado, 31 de octubre de 2009

Europa sin ilustración.


¿Qué tienen en común Reino Unido, Polonia y Rep Checa? pues a parte de parecer un chiste, tienen en común que son los países a los que no se le aplica la Carta de Derechos Fundamentales anexa al Tratado de Lisboa. Parece ser que esto tres países tienen en tanta estima los derechos fundamentales de los ciudadanos como el derecho a la tutela judicial efectiva, integridad física y moral y demás que no han dudado torpedear el Tratado de Lisboa para que la Unión Europea no los garantice en su suelo.
¿Cómo debe de tomárselo el ciudadano europeo que lo es de verdad? es decir, el ciudadano europeo que desea que sus derechos sean reafirmados por una organización a la que siempre se le echa en cara no cuidar de sus ciudadanos. No me refiero a los checos, polacos o británicos que se conforman con ser ciudadanos europeos de segunda simplemente por la bravuconada de mantener a la Unión en vilo, y volverán a hacerlo con cualquier otra estupidez.
¿Qué mensaje lanzan a la Europa civilizada? lanzan un mensaje alto y claro, que no son países o gobiernos de fiar, que un ciudadano europeo no puede fiarse de la palabra de un inglés (algo que los españoles aprendimos hace 500 años), de un checho o de un polaco, porque chantajearán a la Unión con el fin de denigrar los derecho de los europeos.
¿Qué mensaje lanzan pues estos países? No muy positivo creo yo, ya que personalmente no veo nada malo en que un Tratado constutivo de las Comunidades Europeas tenga una declaración de derechos que afiance las buenas prácticas de la democracia. ¿Por qué entonces esta forma de actuar? A nadie se le escapa que los ingleses actúan como hijos de la gran bretaña en todas las cuestiones referentes a Europa. Pero lo que también pone de manifiesto es el atraso manifiesto de Polonia y Chequia que han demostrado estar muy lejos de ser una verdadera democracia moderna, son presa de sus temores y traumas al ver en todas las esquinas el fantasma de la URSS opresora, y por su culpa todo, absolutamente todo, el proceso de integración europea se resiente. Es una señal más del inmenso error que supuso la precipitada ampliación al Este de la Unión Europea. Marca cada vez más la Europa a dos velocidades, una idea vieja, pero a la que ahora Polonia y Chequia le añanden el matiz importante de la madurez política. Una europa integradora con democracias asentadas y europeista por un lado, frente a un amasijo de intereses particulares de democracias débiles, carentes del tamiz civilizador de la ilustración por otro lado...ah si, e Inglaterra siempre por libre.

A punto de cumplirses los 20 años de la caida del muro, la existencia de un telón de acero entre el Báltico y el Adriático se ha mostrado más patente que nunca en el último consejo europeo de Bruselas.

domingo, 25 de octubre de 2009

Europa, un sueño exportable.


La Organización Internacional más exitosa de la historia, la Unión Europea, ha creado su servicio de acción exterior. Supone un paso más en el increible proceso de construcción europea. Un proceso que comenzó con el plan Marshall y con la CECA, que ha ido, poco a poco incorporando ámbitos de decisión a las instituciones comunitarias. Un gran avance que comenzó con el carbón y el acero se extiende a la pesca, el consumo y un largo etc hasta llegar al apasionante logro de poner en común países tan distintos con historias en muchos casos enfrentadas para la creación de una moneda única, la moneda que va camino de convertirse en un referente para el comercio mundial. Una moneda que engloba a las 4 de las 7 mayores economías del planeta y a un potencial humano incomparable en el mundo.
Hoy, tras muchos escollos propiciados por los países euromierdas del este, se da luz verde a la entrada en vigor del Tratado de Lisboa y con él la aparición del superministro de exteriores y del Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE) que contrará con 130 oficinas repartidas por todo el mundo y que emplea a los mejores funcinarios diplomáticos y consulares, repartiendo el mundo en áreas especializadas, de manera que Inglaterra se responsabilice de los países de habla inglesa; España de Iberoamérica; Francia del norte de África y Oriente Medio y Alemania de Rusia y Europa del este. En la creación del SEAE se enfrentaron, como en el resto de las áreas comunitarias, una concepción mininalista capitaneada por Reino Unido que deseaba que el SEAE cumpliese solo funciones diplomáticas; frente a la concepción continental de Francia, Alemania, España e Italia que desean que el SEAE se encargue de tareas consulares y de cooperación.
La presidencia sueca de la UE ha preferido pasar la patata caliente de la entrada en vigor del Tratado a la presidencia española, depués de haber tenido que lidiar con la gentuza política del este que ha ignorado todas las llamadas del primer ministro sueco en su afán de torpedear la entrada en vigor del Tratado de Lisboa.
Es una vergüenza que sean los recién llegados que están vaciando las arcas comunitarias los que pongan en tela de juicio y suspenso el proceso de construcción europea por el que muchos más y mejores que ellos se han jugado sus carreras.

En solo 50 años hemos pasado de ser un ejemplo a evitar para la humanidad con dos guerras mundiales, genocidios, colonialismo y expansión a ser un ejemplo a seguir. La Contrucción de la UE no solo ha supuesto comercio y beneficios económicos, sino que ha garantizado el mayor período de paz conocido en el continente desde la Pax Romana. Tenemos como europeos la responsabilidad de perpetuar este gran legado, defendiéndolo si hace falta de los recien llegados euroescépticos que, desde dentro, como un cancer, dinamitan la creación del sueño europeo para arrastrar a Europa a la pesadilla de conflictos en el este que llevaron, hace 70 años, a que la civilizaicón europea volase por los aires. No podemos consentirlos, como europeos no podemos hacer otra cosa que luchar por el sueño de Europa.

sábado, 24 de octubre de 2009

Sobre la piratería.


Pensaba dejar el tema en paz, ya que he hablado mucho en este espacio sobre la piratería en el mar. Pero el secuestro en alta mar del Alakrana y el caos jurídico que está sucediendo en nuetro país no me ha dejado indiferente.
España no está preparada jurídicamente para hacer frente a la amenaza de la piratería ya que ese delito no existe en el ordenamiento jurídico español, esa es la razón de que el sistema jurídico esté improvisando y del circo que está teniendo lugar con el pirata que se ha traido a España.
Jueces y fiscales en su afán de encontrar notoridad en los medios han traido a un salvaje a participar de un sistema judicial civilizado, lo tratan como a un menor cuando este individuo está empapado en crack con kalashnikov en mano secuestrando barcos en el Índico. A pocos se nos escapa que dá igual que sea un menor, solo debería ser moneda de cambio para un rescate.
Un Gobierno formado por el flower-psoe que parece incapaz de tomar medidas de fuerza, si quiera en consideración. Una oposición cainita que solo desea sacar tajada cuando hay vidas de españoles de por medio (las otras poco debería importarle al Gobierno). Y una ciudadanía atontada que ve con hipócrita sorpresa y horror que estas medidas de fuerza se lleven a cabo. Ya estoy viendo las manifestaciones de hippies de papá manifestándose contra el ejército por llevar a cabo el uso de la fuerza.

No creo que haya que buscar culpables en lo del secuestro del Alakrana, ya que cada uno tiene su parte de responsabilidad.
El Alakrana por faenar en aguas fuera del perímetro de seguridad marcado por la OTAN en la operación Atlanta.
El sistema juducial por someter a un proceso de justicia civilizado a individuos que son completamente ajenos a la civilización. Todo ello a sabiendas de las carencias de su ordenamiento por la ausencia del delito de piratería.
Al gobierno por la lentitud y la falta de agallas en tomar una solución de fuerza en lo que a secuestros en alta mar se refiere.
Y al PP por las críticas airadas que hacen cuando omiten que la ausencia del delito de piratería se les puede atribuir a ellos, ya que fue su reforma del Código Penal la reponable.
Y a todos nostros, la opinión pública, que queremos y esperamos estar completamente informados de los procesos, mecanismos y acciones que lleva a cabo el Estado en todas las facetas de la vida. No. No podemos esperar que el Estado no explique todo, porque hay acciones de gobierno que, por motivos de seguridad, deben quedar en la sombra.

¿Qué necesidad había de traer ese par de negros empapados en crac? me pregnto sino serían más útiles como moneda de cambio para con los piratas. Me pregunto si el gobierno está preparado para tomar en consideración medidas de fuerza para la liberación de los rehenes, y me pregunto sino habría que usar la misma moneda que los piratas para que dicha liberación se produjese. También me pregunto si la ciudadanía estaría preparada para encajar que a veces hay que optar por una solución de fuerza... si no estamos preparados no me extraña que se le termine por ocultar a la opinión pública.

martes, 13 de octubre de 2009

12 de Octubre, todo un continente.


El 12 de octubre es el día de la Fiesta Nacional de España. A nadie se le escapa que el hecho que conmemora la festividad nacional de nuestro país es la llegada a Amércica de una expedición española comandada y dirigida por Cristóbal Colón. A pocos se nos escapa que Colón no ha descubierto ningún continente, ya que América siempre ha estado allí, solo que los europeos no la habíamos integrado dentro de nuestra civilización. No fue ningún escandinavo quien descubrió una ruta marítima hacia América, éste fue Cristóbal Colón ya que los escandinavos no tenía ni idea de dónde estaban, solo fueron saltando de iceberg en iceberg y volvieron sin que hubiera ningún hallazgo y sin que que trascendiese de ninguna forma. Pero muchos mitos y sobretodo mucho complejo de culpa planea sobre los europeos por las acciones pasadas como si los pecados se heredasen como el color de ojos o la calvicie.

Hoy asistimos al acoso de la figura de Colón por propios y ajenos, por españolitos del tres al cuarto que estan acomplejados de su historia y de extranjeros que tras la infructuosa búsqueda de la grandeza propia se dedican a devaluar la ajena. Existe en Estados Unidos un movimiento anticentenario que denuncia el genocido indiano aduciendo que América era un continente donde los indígenas vivían felices en perfecta armonías hasta que los europeos lo asaltaron. Es una visión tan idealista como falsa de la Historia que toma al Indio como a un ingenuo salvaje y al europeo como un asesino sin escrúpulos. Se juzga con criterios modernos el comportamiento de hombres de mentalidad medieval y se mide con el mismo rasero a los conquistadores castellanos del siglo XVI que al séptimo de caballería yankee del XIX. Es muy injusto comparar a Colón y a sus acompañantes que eran fruto de una sociedad medieval que valoraba muy poco la vida humana con los políticos norteamericanos que coinciden en el genocidio y expolio indígena, cuando estos últimos son hombres cultos que han pasado por "el tamiz civilizador de la Ilutración". La diferencia entre los hombres medievales que lo cifraban todo en el derecho de conquista y el nacimiento de la nación estadounidense estriba en la mentalidad racista de los anglosajones frente a la meramente mercantilista de los latinos. Por ello los Españoles produjeron un mestizaje y una nueva comunidad cultural en el solar donde antaño habian florecido culturas indias, mientras que los anglosajones se limitaron a trasplantar la suya anulando por completo la autóctona.

La estupidez no solo reside a ese lado del océano, sino que en España estamos servidos de papanatas que quieren deslucir el descubrimiento, sin recordar que fueron lo Reyes Católicos y el Consejo de Indias quienes primero legislaron a favor de la población indígena como súbditos, la pena fue que esas leyes tuvieran una deficiente aplicación por las malas comunicaciones de la época. El descontento por la conquista avanza en Iberoamérica y el confuso español de a pie se ve entre la espada y la pared cuando el Iberoamericano le acusa de genocida indiano; nada más lejos, ya que el español es descendiente de los españoles que se quedaron en la península. Es su interlocutor el que desciende de los abusos de los colonizadores de América, de los encomenderos que explotaron al Indio y perpetraron cuantos crímenes imputa ahora alegremente el iberoamericano. También es el americano el que, conquistada su independencia, y después de dos siglos de autodeterminación y gobierno propio no parece haber superado el dominio colonial ni haber hecho nada para mejorar la situación de la existencia del indio.

Ya va siendo hora de que el Europeo y Americano se elejen de posturas imperiales y victimistas para asumir, juntos, la defensa de una perdurable obra civilizadora que, pese a sus muchas lacras, extendió al continente americano la savia civilizadora de Grecia y Roma de la que se nutre el más fértil y poderoso tronco de la humanidad.


lunes, 5 de octubre de 2009

La corazonada rota y el engaño del COI.

La historia del olimpismo está plagada de récords, de triunfos, de derrotas y de momentos memorables, todos en la pista y en los cronos para la historia. Pero la historia menos contada y analizada es la de las candidaturas olímpicas, su historia, sus fracasos, sus proyectos y, porqué no, su corrupción.

Basándose en algo tan vago como útil como el "espírtitu olímpico" al que todo el mundo alude y nadie sabe lo que es, se otorgan y quitan olimpiadas. Ese "espíritu olímpico" que puede ser la virtud de autosuperación o la perversión de la corrupción y el soborno. Una tarea que se ha convertido en algo parecido a la elección imperial en época moderna donde la presión y el soborno pesan más que la virtud y el mejor proyecto. Un proceso regido por un número de electores del que muy poca gente sabe nada y que tiene en sus manos la responsabilidad de dar o quitar el fruto de millones de euros en inversiones y miles de puestos de trabajo, capitaneado por personajillos tan patéticos como el suave Alberto de Mónaco.
Con estos óleos la ciudad de Madrid pretende pintar un lienzo de Juegos Olímpicos que se antoja compliacado, pues la historia de la carrera olímpica está llena de éxitos y fracasos. Pocas han sido las ciudades que han sido designadas a la primera, solo ocho, de las cuales se encuentran las tres ocasione a las que ha optado Londres. Todo un récord de suerte o un asalto pirata como podría decir la candidatura de París 2012 que, siendo la mejor, vio por tercera vez consecutiva perder la olimpiada a manos de una candidatura cutre e improvisada por los hijos de la gran bretaña. En un caso de perseverancia se encuentra Los Angeles que ha optado nueve veces como ciudad olímpica para obtener solo dos ediciones (1932 y 1984) siendo el primer caso la tercera vez y el segundo la sexta vez que se presentaba (tercera consecutiva), en el mismo caso se encuentra Amsterdam y Barcelona 1992 que obtuvieron la olimpiada a la tercera.

Claro que no siempre hay un final feliz ya que ni Detroit, ni Estambul que se han presentado cinco veces han conseguido la olimpiada. Se abre pues la veda del 2020 que cuenta con corredores como Roma, Berlín o París, todas ella ciudades que apoyaron a Río sabiendo que la regla no escrita de la rotación continental era tan fuerte como la gravedad. Pero ahora no esta nada claro que el viejo continente albergue los Juegos de 2020 ya que se ha abierto la veda para que candidaturas mediocres se lleven los Juegos so pretexto de dicriminación y pesando el lastimonso y patético complejo de culpa que muchos ciudadanos europeos tienen de su historia o civilización.

Alberto Ruiz Gallardón, pecando de buena fe se fio de la palabra de Jacques Rogge que le aseguró que la regla de la rotación continental no existía y animó a Madrid a presentarse. Hoy, haciendo un análisis a posteriori de la carrera olímpica vemos que Rogge mintió y engañó a los representantes Madrileños que cayeron en una trampa que los parisinos supieron evitar. No solo existía la regla consuetudinaria de la rotación continental, sino que Rogge animó a Madrid a participar para tener un seguimiento mediático y despertar interés por un proceso de selección que sino difícilmente lo tendría dado el bajo perfil de los demás proyectos olímpicos. Madrid supuso la espectación de si alguna ciudad podía romper la barrera de la rotación continental. Un primer aviso del engaño lo supuso la evaluación artificialmente positiva de Río de Janeiro que obvió por completo el hecho de ser una ciudad tan insegura que ha desparecido de los circuitos turísticos, mientras a Madrid le daba un serio tirón de orejas por el dopaje.
No solo engañó a Gallardón, sino que para tener completo su circo de tres pistas el Mr. Rogge llamó a SM el Rey para que se implicase personalmente y al Presidente Obama para que la cita tuviese una resonancia mediática que sino no tendría.

En fin, que nos han tomado el pelo a todos los españoles. Un cuerpo corrupto de electores ha elegido una ciudad tan corrupta como ellos mismos esgrimiendo el "espíritu olímpico" que corre por las cloacas del COI, una ciudad llena de prostitución, delincuencia, drogas, ausencia de plazas hoteleras y sin absolutamente ninguna instalación terminada. Un COI dirigido por un francés venido a menos (belga) y un suave príncipe sin corona que buscan los más altos valores del olimpismo en un lupanar como Rio de Janeiro.

jueves, 30 de julio de 2009

Los límites a los poderes del Consejo de Seguridad.


El órgano intergubernamental de toma de decisiones que constituye el Consejo de Seguridad (CS) supone la voluntad entera de las Naciones Unidas (UN). La Carta deposita en él toda la responabilidad en el mantenimiento de la paz y seguridad internacionales si ésta ha sido violada en virtud de su capítulo VII. Y ante esto se nos antojan unas presguntas a cerca del funcionamiento del CS.
¿Cómo ha actuado y actúa el CS en la protección de la paz y la seguridad internacionales?
¿Tiene el CS algún límite legal en la aplicación de medidas del Capítulo VII? y si las tiene ¿Cuáles son? y ¿Ha actuad el CS ultra vires en alguna ocasión?
¿Podemos buscar algún mecanismo de control al CS que limite su extraordinaria capacidad de decisión? ¿Suponen sus decisiones el alma de la Organización o solo la mera cooperación de sus cinco miembros permanentes?

A todas estas preguntas ha querido contestar la Profesora Soledad Torrecuadrada en su lección en los Cursos de Derecho Internacional y Relaciones Internacionales de Vitoria en la presente edición del 2009.
La Carta establece la misión del CS en el art. 24 "...sus miembros confieren al Consejo de Seguridad la responsabilidad primordial de mantener la paz y seguridad internacionales, ..." y sus resoluciones son de obligado cumplimiento por el artículo 25 por encima de otras obligaciones "prevalecerán las obligaciones impuestas por la presente Carta" según el Art. 103.

Dentro de las capacidades del CS hay que diferenciar dos:
La primera, plasmada en el Capítulo VI de la Carta le faculta para intervenir en la solución de controversias internacionales de dos formas posibles, una indirecta recomendando el instrumento para solventar el enfrentamiento, simpre dentro del principio de la libre elección de medios por los litigantes; y otra directa, actuando como mediador directo o de buenos oficios. En este caso las recomendaciones del CS tienen un valor político y no jurídicamente vinculante. En el marco del capítulo VI de la Carta si uno de los estado en litigio es miembro del CS éste deberá abstenerse en la votación.

Muy distinto es el alcance y valor de las decisiones tomadas bajo el paraguas del Capítulo VII de la Carta de las Naciones Unidas "Acción en caso de amenaza para la paz, quebrantamiento de la paz o actos de agresión". La primera gran capacidad del CS es determinar el alcance y la definición del peligro para la paz y seguridad internacionales. El art. 39 le faculta para adoptar medidas contra actos de "amenaza para la paz, quebrantamiento de la paz y actos de agresión": "El Consejo de Seguridad determinará la existencia de toda amenaza para la paz, quebrantamiento de la paz o acto de agresión..." Una calificación errática, absentista y exhortante en palabras del profesor Martín Ortega.
Las medidas adoptadas por el CS una vez calificada la amenaza para la paz on jurídicamente vinculantes y, por tanto, obligan a los estados en un estadio superior a cualquier Tratado Internacional firmado en virtud de la conjugación de los artículos 25 y 103 de la Carta.
La doctrina a hecho una lectura evolutiva en cuanto al derecho de veto admitiendo que la abstención de alguno de los Miembros Permanentes no constituye un veto, y solo el voto negativo en la cuestión de fondo lo significa.

Durante la Guerra Fría lo más remarcable fue lo sucedido en la Res 84 de 1950 con respecto a la Guerra de Corea. Donde la ausencia de la URSS, que protestaba por el reconocimiento de la China nacionalista como MP, permitió dar luz verde a la intervención de Naciones Unidas contra la agresión de la República Popular de Corea, recomendando la aportación de tropas bajo mando estadounidense y bandera de UN a cambio de la remisión periódica de informes.
Por lo demás salvo esta extraña excepción, de la que la URSS escarmentó, la Guerra Fría se caracterizó por una parálisis de la Organización y u reducción a mero escenario del enfrentamiento entre los bloques.

Fue tras la Guerra Fría cuando el volumen de trabajo de la organización crece espectacularmente y sus acciones se debaten entre la (in)acción selectiva y la acción ultra vires.

Un ejemplo de la (in)acción selectiva es la respuesta a la invasión iraquí de Kuwait en a I Guerra del Golfo. El CS autoriza el uso de la fuerza contra Iraq en la Resolución 678 de 1991, pero se trata de una resolución muy poco ortodoxa ya que se trata de una respuesta a las acciones ya emprendidas por algunos Miembros Permanentes del CS.
Las Res 678 de 1991 autoriza el uso de la fuerza pero de manera implícita, ya que en ningún momento se nombra el uso de la fuerza. Es excepcionalmente vaga ya que delega en los aliados kuwaitíes el alcance del uso de la fuerza e incluso la determinación de determinar cuando Iraq ha dejado de ser una amenaza para la paz. Extraordinariamente vaga ya que no cita los sujetos autorizados a emplear la fuerza, a lo que se suma la falta de informes de la alianza a la ONU.
En este caso no puede entenderse el uso de la fuerza como un acto de legítima defensa colectiva recogida en el art 51 de la Carta, ya que la legítima defensa termina en cuanto el CS conoce de la agresión. Como es este caso.
Tan extraña fue la intervención de las UN en la Guerra del Golfo que el Secretario General declaró que no se trataba de una guerra de las Naciones Unidas.

La I Guerra del Golfo consolida el liderzgo del CS en el seno de la organización en la posguerra fría, pero en realidad se trata del inicio de acciones unilaterales de los miembros del CS y no del Consejo en sí, como órgano de las Naciones Unidas. El CS amplía el concepto de la paz, y con él las amenazas para la misma, con lo que se amplía los casos de aplicación del Capítulo VII de la Carta.
Este ha sido uno de los ejemplos propuestos en el curso, pero hay otros que desarrollaré más adelante.

domingo, 26 de julio de 2009

Excepciones a las inmunidades jurisdiccionales de los Estados.


La asistencia a la presente edición de los cursos de Derecho internacional de Vitoria ha hecho que ojee las actas de ediciones anteriores para refrescar parcelas y temas que tenía olvidado, o que simplemente me parecen dignas de mención. Tal es el caso mencionado por el profesor Carlos Espósito Massicci de la Universidad Complutense de Madrid a cerca de las posibles excepciones que se puedan dar a la inmunidad jurisdiccional de los Estados.

En el Derecho Internacional Clásico ninguna excepción era posible a la inmunidad jurisdiccional de los Estados que emanaba del principio "per in paren non habet imperium", pero la rápida tranformación del Derecho Internacional tras la II Guerra Mundial ha llevado a matizarse la inmunidad jurisdiccional de los estados, si bien la doctrina ya reconoce la diferenciación entre los actos del estado Iure Imperium y los actos Iure Gestionis, habría que preguntarse si es posible la excepción de la inmunidad jurisdiccional de los estados por violaciones graves de los Derechos Humanos (DDHH). El Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) dio la razón a un kuwaití frente al Reino Unido que había esgrimido la Inmunidad de Jurisdicción del Estado para ampararse de delitos contra los DDHH. Con todo, la jurisprudencia no avala la práctica ni la opinio iuris que hagan que cristaliza una costumbre internacional que haga a los DDHH como exepción de la Inmunidad Jurisdiccional del Estado, así como tampoco ha sido recogido en los ordenamiento jurídicos internos de los Estados.
A pesar de que la práctica no lo recoge, la doctrina ha mostrado cierta tendencia a reconocer excepciones en el reconocimiento de inmunidad de jurisdicción de los estados, como así demuestra el proyecto de convención de las Naciones Unidas sobre inmunidades jurisdiccionales de los Estados, cuando las violaciones del derecho internacional afecten a DDHH reconocidos como principios del Ius Cogens.
La doctrina reconoce al menos ciertos actos contrarios al Derecho Internacional que no fueron amparados por la Inmunidad de Jurisdicción.

En el mismo sentido ha aparecido la teoría de la ponderación de Bienes, en un intento de conjugar la protección de los DDHH y la Inmunidad Jurisdiccional de los Estados. De manera que la excepción a la inmunidad jurisdiccional vendría siendo la violación del derecho a la vida y a la integridad física del individuo por acción u omisión, al suponer una violación grave del Derecho Internacional en asuntos que han entrado dentro de las normas Imperativas del Derecho Internacional General o Ius Cogens cuando no hayan concurrido en período de conflicto armado. Siempre y cuando el Estado agresor no haya entrado en un mecanismo de solución de controversias.
El defecto de tal propuesta es la excesiva individualización de la reparación, lo que hace muy difícil que se de una posible reparación a las víctimas.

Otros han mostrado la renuncia implícita a la Inmunidad de Jurisdicción por parte del Estado. Un Estado puede autoexcluirse de utilizar la inmunidad jurisdiccional ante una causa si así lo declara. Pero la jurisprudencia exige que la exclusión de la inmunidad jurisdiccional sea por escrito. No obstante, algunos autores han hecho una interpretación evolutiva de la renuncia implícita si se trata de la violación de una imperativa del Derecho Internacional. El caso de Pritcz vs Alemania en una reclamación de daños por el nazismo realizada en el Tribunal de Apelación de Estados Unidos, donde la sentencia ha valorado la existencia de una renuncia implícita a la Inmunidad de Jurisdicción debido a que las normas violadas por el III Reich se trataban de principios del Ius Cogens como eran el genocidio y la esclavitud.
Pero la teoría del reconocimiento implícito es de escasa viabilidad. Sería más lógico que prosperase de manera independiente el valor superior normativo que tienen los principios de Ius Cogens sobre la Inmunidad Jurisdiccional de los Estados.

Otro mecanismo a tener en cuenta es el de las contramedidas, acciones destinadas a instar el cumplimiento de las obligaciones internacionales. Exigen del incumplimiento anterior del Derecho Internacional de otro estado, por tanto, ¿Podría justificarse una contramedida justificada en Derecho Internacional consistente en la exclusión de la inmunidad jurisdiccional de un Estado por parte del Estado del foro como reacción a un hecho ilícito anterior consistente en la violación grave de normas del Ius Cogens?
Es inaceptable desde el punto de vista sustantivo ya que implica reconocer como norma que el incumplimiento grave de las normas del Ius Cogens supone una excepción a reconocer la inmunidad jurisdiccional del Estado y ello supone un problema enorme de prueba jurídica y de prueba de la cristalización de una práctica muy vaga e inconsitente.

Un factor a tener en cuenta y que hemos vislumbrado a lo largo de las posibles soluciones expuestas es la Teoría de la Jerarquía Normativa. La Convención de Viena de 1969 de Derecho de los Tratados sitúa las normas imperativas de Derecho Internacional o Ius Cogens en la cúspide normativa al no admitir acuerdo en contrario (art 53). Se analiza la posibilidad de que las normas del Ius Cogens desplacen a la inmunidad de jurisdicción del Estado. Pero las prácticas nacionales han sido renuentes a admitir la excepción de los DDHH para la inmunidad de jurisdicción con base al Ius Cogens.
Se da pues, un enfrentamiento entre la norma de la inmunidad de jurisdicción y los principios generalmente aceptados como Derecho.
En los casos Ferrini y prefectura Voiotia, diversos jueces han proclamado que en la violación de normas derivadas del Ius Cogens el Estado acusado de violarlas no puede invocar normas jerárquicamente inferiores para eludir las consecuencias de la ilegalidad de sus actos.
Las objeciones al presente uso tiene una doble cara. La primera es que opera bajo la creencia que la inmunidad jurisdiccional es un privilegio que otorga el Estado del foro, cuando en realidad se trata de una verdadera norma de Derecho Internacional. Si fuera un mero privilegio podría denergarse sin más y sin una argumentación que se ajustase a Derecho.
Otra objeción es que el Derecho Internacional no admite distinción entre normas primarias y secundarias.

Pese a todo si se observa una tendencia a romper la inmunidad jurisdiccional de los estados en caso de violaciones graves de normas del Ius Cogens. El bilateralismo estatalista que impera deberá ajustarse a la situación de creciente mundialización.

viernes, 3 de julio de 2009

¿Un golpe de estado constitucional?


Hoy por la noche se ha vivido un nuevo episodio de este culebrón que es el golpe de estado en Honduras. Si bien me faltan las claves para entender la dinámica interna que ha provocado el golpe, no debemos dejar de lado la debilidad y el déficit en las instituciones democráticas. La mayor parte de los países americanos rienen un sistema constitucional copiado del estadounidense, pero sus escasos índices de alfabetización, subdearrollo regional, cesarismo e intereses de las clases oligárquicas hacen que en este continente la democracia sea un lujo al alcance de muy pocos.
La chispa del golpe fue que se venían sucediendo enfrentamientos entre distintos poderes del Estado debido a una supuesta consulta inconstitucional de carácter chavista para otorgar al Presidente la posibilidad de la reelección indefinida. Ante esto, en lugar de comenzar un proceso de destitución del presidente o "empeachment", sectores del legislativo aliados con el ejército secuestraron al presidente y lo expatriarion bajo el paraguas de querer establecer una consulta inconstitucional.
Por una vez la Comunidad Internacional se ha puesto de acuerdo en la condena del golpe y la unánime condena por parte de la OEA ha provocado la salida de Honduras de esta Organización. Por tanto, solo le queda al llamado gobierno interino la huída hacia adelante y en esas estamos.
Una probable solución para evitar un conflicto civil que se internacionalice a centroamérica podría ser la dimisión del presidente interino, la restitución del presidente legal y su posterior dimisión para una convocatoria electoral posterior. Considero que sería la mejor solución debido a que quedaría restituída la continuidad constitucional legítima y, para evitar problemas posteriores se convocarían unas elecciones a las que no concurrirían ni Micheletti ni Zelaya.

Esta sería la solcución más salomónica y que daría la palabra al pueblo tras la restitución de la legalidad constitucional. Pero es pedir demasiado calado democrático a unos pseudolíderes y a un país con déficits cívicos y democráticos evidentes. Es decir, es pedir peras al olmo.

domingo, 28 de junio de 2009

Escarlata y Negro.

El papel de la Iglesia durante la II Guerra Mundial siempre ha sido muy cuestionado por su ambigüedad. El importante papel que tuvo el Cardenal Secretario de Estado Pacceli, futuro Pío XII, en la firma de un Concordato con el III Reich para la protección del clero, del que tomó conciencia como Nuncio Apostólico de Su Santidad en la católica Munich. Pero la Iglesia no es solo el Santo Padre, él solo es la cúspide de la pirámide y el vicario de Cristo en la tierra, pero hay otros muchos feligreses y miembros de la Iglesia que si que hicieron mucho por muchos.
Esta es la historia del Miembro de la Compañía de Jesús Hugh O'Flaherty, que organizó toda una red de pisos para amparar a los heridos y prisioneros de guerra que llegaban a Roma en busca de refugio en la neutralidad vaticana.
En 1943 el Consejo Fascista y el Rey expulsaron a Mussolini del gobierno. El nuevo presidente del consejo de Ministros, el mariscal Badoglio, no tardó en buscar un armisticio con los aliados, lo que provocó la invasión del país por las tropas alemanas. Este hecho militar y político puso a prueba la neutralidad del Estado Vaticano que ahora tenía que convivir con las autoridades invasoras y no con las respetuosas autoridades Italianas. En Roma la cara de la ocupación fue el Coronel de las SS Hebert Kappler, sanguinario soldado que tenía en su haber el ser el pacificador de Bruselas y el artífice de la deportación de los judíos austríacos. Ahora dirigía Roma.
El desembarco en Italia y la lentísima campaña que le siguió hasta llegar a Roma fue una fuente constante de refugiados aliados que habían quedado separadas de sus lineas. Ante esto O'Flaherty no se quedó impasible. Empezó metiendo a pequeños grupos de refugiados en conventos y colegios, pero esto fue insuficiente y, con la ayuda del Consulado Suizo, de la Embajada Britanica y de muchos particulares organizó una extensa red de pisos francos en donde daba cobijo a los soldados aliados llegados a Roma, se corrió la voz de que el Vaticano estaba ayudando a estos soldados y la Gestapo se puso a investigar. Kappler conoció personalmente en varias fiestas a Monseñor O'Flaherty, muy aficionado a la vida social romana de donde sacaba fondos para su red de pisos o para ayudar a la castigada población judía. O'Flaherty ayudó personalmente a recaudar parte del oro exigido por los nazis a los judíos como "garantía" por su seguridad.
Pero las cosas no fueron nada fáciles puesto que varios miembros de la organización de O'Flaherty cayeron en manos de la Gestapo y fueron ejecutados, entre ellos dos sacerdotes, poniendo en serio peligro la organización. Pero el tesón del irlandés iba más allá de todo lo imaginable. Personalmente Keppler acudió al Vaticano para pedir interrogar al Jesuíta, pero Su Santidad le denegó todo acceso a O'Flaherty y éste no pudo salir del vaticano, al menos no sin un disfraz. Se atestigua que cruzó la línea blanca que separaba el Vaticano del mundo vestido de mendigo, cartero, carbonero, monja y hasta con el uniforme de las SS.

Claro que el tiempo no jugaba a favor de Kappler en esta partida, ya que pasadas las navidades del 43 los aliados se acercaron a Roma y la ciudad hubo de ser evacuada por los alemanes. Nervioso, Kappler temió por la seguidad de su propia familia que corría un peligro de muerte de caer en manos de los partisanos. Así que éste acudió a O'Flaherty para que diera auxilio a su mujer y dos hijos. Ahora la red de O'Flaherty sirvió para auxiliar a la familia de Kappler que fue puesta a salvo en Suiza sin que Kappler lo supiera hasta que sus captores americanos se lo comunicaron.
Kappler fue condenado a cadena perpetua en una prisión italiana. En su largo cautiverio, año tras año solo tuvo un solo visitante cada mes. Monseñor O'Flaherty. Herbert Kapplan se convirtió al catolicismo en 1958 y recibió el bautismo de manos del jesuíta irlandés. O'Fraherty fue honrado, y su labor reconocoda por los gobiernos de Estados Unidos, Canadá, Francia, Italia y nombrado comandante del Imperio Británico.

En un mundo en guerra a veces solo quedan los reproches y mucho se le ha reprochado a la Iglesia, pero estas acciones muestran que "la mayor aspiración de un hombre es ser humano" San Ignacio de Loyola.


sábado, 20 de junio de 2009

La Europa que nos merecemos.


Vivimos momentos de incertidumbre en la UE. Tras las elecciones europeas que se han saldado con la derrota de la socialdemocracia y la irrupción de grupúsculos indeseables para la construcción europea. La paradoja se da porque el bloque democristiano-popular necesita más que nunca pactar con los derrotados socialdemócratas para tener mayoría en la eurocámara, haciendo su victoria un tanto amarga y dando un poco de oxígeno a los socialdemócratas que exigen el recambio del incompetente presidente de la Comisión Europea Durao Barroso, chocando con líderes de izquierdas nacionales como Brown, Zapatero o Sócrates que ya han mostrado su apoyo público al candidato democristiano. Si todo esto fuera poco, el Presidente Sarkozy ha vuelto a demostrar que para asuntos internacionales la ideología sirve de poco al proponer sustituir a Durao por el ex primer ministro español Felipe González, lo que ha encantado al partido socialdemocrata europeo. Pero González se muestra reticente a aceptar cualquier cargo. Veremos en que acaba la cosa, pero lo más normal es que el presidente de la comisión sea un democristiano debido a que el presidente del Consejo y director de la Política Exterior y de Seguridad Común PESC es el socialdemócrata Marqués de Solana. Esperemos que se haga lo habitual que es presentar a un candidato alternativo que sea el que reciba los apoyos de ambos grupos mayoritarios.

Otro problema con el que se enfrenta la UE es Irlanda. Las Islas Británicas ya tienen al continente acostumbrados a este tipo de chantajes y sobresaltos. Esta vez se basan en la necesidad de la unanimidad para la ratificación del tratado de Lisboa. Irlanda exige que para que el tratado sea ratificado se introduzcan enmiendas de tipo religioso y de prohibición del aborto, lo que ha causado malestar entre muchos estados de la Unión e incluso voces de europarlamentarios que han invitado a Irlanda a abandonar la Unión. Sería necesario una seria advertencia a Irlanda, ya que tales enmiendas supondrían una modificación tan sustancial del Tratado que muchos Estados podrían denunciarlo como un texto nuevo y distinto al que retificaron en su día, lo que mataría definitivamente el Tratado de Lisboa que recordemos es un zombi de la ya fallecida Constitución Europea. También habría que advertir a Irlanda por el estado de sus financias que hacen que una operación de rescate de la Unión no sea descabellada ante el 63% de endeudamiento exterior que tiene y que este chantaje puede minar sus opciones ante la necesidad de fondos europeos. Debemos estar muy atentos estas semanas a lo que pasa en Bruselas, porque más que nunca nos va en el alma.

Problemas que se debe a la miopía de los Estados Miembros, que vemos a la UE como algo ajeno, algo que está fuera, en Bruselas, cuando en realidad Europa somos nosotros. Hasta que no interioricemos este hecho que parece evidente seguirán existiendo estos problemas, problemas de miopía.

lunes, 15 de junio de 2009

La grandeur perdida.


Analizando el resultado de las elecciones europeas nos centramos en los grandes Estados primero y luego en todos los demás, porque a parte del Derecho Internacional todos tenemos en cuenta que, a pesar de ser todos igualmente soberanos, no contamos igual y hay Estados que pesan más que otros. Negar esto es ser un ciego o un idealista empedernidamente ciego.
Pero ¿Por qué demonios Francia la contamos siempre como potencia?. Francia debe ser el país del mundo que, junto con Reino Unido, mejor usa la publicidad. Porque se les llena la boca con la grandeur y probablemente Francia nunca fue una gran potencia, salvo en 50 años de historia. Los de la era napoleónica y algunos del reinado de Luis XIV. El resto es todo demasiado falaz como para ser Grandeur.

La política continental se basaba, tras el Congreso de Viena, en que tres potencias continentales equilibradas vigilaban el continente (Francia, Austria-Hungría y Rusia) mientras al Reino Unido le quedaban las manos libres en el mar. Este sistema se desmoronó con la unificación alemana realizada a costa de Austria y de Francia dejando tocado el sistema continental que terminó de morir con la revolución rusa y el repliegue de rusia a sus fronteras interiores.
La Wehrmarch acabó con la ilusión de la Grandeur francesa, si es que alguna vez existió. "Menos mal que tenemos al ejército francés" había dicho Churchill aún pensando según los esquemas del equilibrio de poder decimonónico que tenía a Francia como al gendarme continental. Seis semanas le costó a Alemania romper en pedazos esa ilusión. Con la humillante derrota y la más humillante colaboración del régimen de Vichi era muy difícil ver a Francia en 1945 como potencia vencedora en la II Guerra Mundial, de hecho nunca fue invitada a ninguna de las reuniones de la Gran Alianza y la desconfianza entre Francia y el sector angloamericano no ayudó a ello.

Por eso la Francia de postguerra es un curioso especímen. Ya no era una superpotencia, y ni siquiera una potencia. Francia no se fiaba de los americanos porque Roosevelt había aislado a De Gaulle de todo proceso de toma de decisiones y tampoco se fiaba del Reino Unido porque estaba muy cercano el hundimiento de la flota francesa en la guerra. Por tanto Francia miró a Rusia, su tradicional aliado continental.
Francia, al igual que la URSS, deseaba una Alemania desmilitarizada y ruralizada que no supusiera ninguna amenaza, iban a zanjar el problema de una vez por todas. Pero Alemania salía muy cara a las potencias ganadoras de la guerra. Inglaterra que había evitado el racionamiento durante la guerra hubo de imponerlo en la posguerra porque la administración de su zona en Alemania le costaba 88 millones de dólares mientras que alemania solo le pagaba 20 millones de dólares cada año. Inglaterra estaba pagando realmente indemnizaciones de guerra a Alemania por valor de 68 millones de dólares anuales. Estados Unidos estaban en la misma situación, de ahí que asimilasen sus economías en la llamada bizona. Francia mantenía junto con la URSS su derecho a desmantelar las infrarestructuras del país, pero el bloque angloamericano veía en ello un perjuicio económico aún mayor y la incipiente guerra fría ponía a Alemania occidental en una posición de fuerza. Por tanto la división era la mejor opción posible. Nadie lo dijo en su momento pero ninguno de los bloques quería ver una Alemania unida en manos del otro bloque y ambos tampoco quería un resurgir de una Alemania neutral. Francia vio que la URSS no iba a secundar sus deseos, de ahí que no le quedase más remedio que "europeizar" el problema.

La gran idea de Francia de poner los recursos de Alemania al servicio de una "comnidad europea" aún sin determinar fue el plan B, la segunda opción ante el saqueo que no le permitieron realizar porque significaría un mayor gasto, un mayor resentimiento y el caer del país en manos de los extremistas de izquierdas o de derechas.

domingo, 7 de junio de 2009

El día más largo.


La II Guerra Mundial ha tenido muchos días. Desde el 1 de septiembre de 1939 hasta el 9 de agosto de 1945, desde Dunkerque hasta a Nagasaki, desde Stalingrado a Pearl Harbour se sucedieron días de infamia, de horror y de heroicidades. Estas son algunas historias rescatadas de la Guerra de Europa.

Ante la pregunta ¿Qué ejército fue mejor durante la II Guerra Mundial? la respuesta es simple: el alemán. Durante las campañas de Polonia y Francia, la Wehrmarch perfeccionó el arte de las armas combinadas y con la operación Barbarroja estuvo a punto de ganar la guerra. No pudieron puesto que luchaban contra un régimen, el soviético, que deshecha por completo el valor de las vidas en el campo de batalla. A menudo la opinión pública mundial obvia este hecho porque luchaban por un régimen repugnante, el Nazi, pero arma por arma, división por división y hombre por hombre la Werhmarch fue superior a todos los ejércitos contra los que se enfrentó. Acabó siendo derrotada por la superioridad numérica, las carencias logísticas y la inmensa superioridad aérea de los aliados, pero su rítmo de producción y su capacidad de seguir luchando hasta el final contra un enemigo abrumadoramente superior nos da una idea de que la capacidad alemana era impresionante.
Impresionante es la historia de Hans-Ulbrich Rudel (1916-1982) el mayor héroe de la guerra alemán, un as del aire. A los mandos de un Junker JU-87 completó 2530 misiones de combate, sobrevivió a 32 aterrizajes forzosos. Tuvo tanto éxito que el ejercito alemán se quedó sin medallas para recompensarlo y el ejército rojo ofrecía cien mil rublos por su cabeza. Sus éxitos confirmados fueron impresionantes: 518 tanques soviéticos, 700 camiones, 150 baterías de artillería, 9 aviones enemigos, 70 lanchas de desembarco, el crucero soviético Marat y el acorazado soviético Revolución de Octubre, además de innumerables búnkers y líneas ferroviarias. En 1944 recibió la más alta condecoración alemana, la cruz de hierro con hojas de roble, espadas y diamantes por aterrizar tras las líneas enemigas, cruzar a nado las aguas congeladas del Dniester y regresar a las líneas alemanas tras andar 50 km descalzo a través de territorio controlado por el enemigo. Tras sufrir una amputación parcial de la pierna volvió a volar con una prótesis por lo que el gobierno germano inventó una condecoración nueva por y para él: la cruz de caballero con hojas de roble en oro, espadas y diamantes. Era austríaco y jamás perteneció a ninguna organización nazi. De haber sido estadounidense o británico estaríamos hartos de verlo en las películas de Hollywood y sería el aviador más famoso de la historia.

Otros casos son una muestra de deshonor, no por la persona sino por los gobiernos. La URSS, un régimen que despreciaba la vida humana se vio en la necesidad de heroicidades para levantar la moral y para equipararse al marketing de sus socios occidentales, para ello recurrió en no pocas ocasiones al engaño y la mentira. Yozifivitch Proskurov (1907-1941) tiene un historial heroico durante la II Guerra Mundial y el ministerio de defensa soviético le donó a él y su mujer una tumba como Héroe de la Unión Soviética. La realidad es muy distinta. No hay nadie en esa tumba puesto que Proskurov murió al sexto día de la guerra. Proskurov fue mando del puesto aéreo de bombarderos soviético y jefe de la inteligencia militar soviética y víctima de una de las frecuentes purgas de Stalin, fue detenido el 27 de junio, golpeado y torturado fue finalmente fusilado por órden de Beria el 28 de Junio sin haber sido juzgado. Décadas después sus atentos camaradas honraron una memoria falsa con una tumba vacía y una inscripción falsa.

Estas son un par de historias de heroismo y miseria en una guerra llena de miserias más que de justicia. El atentado de Oradour-Sur-Glane donde los soldados alemanes en su retirada asesinaron a todo el pueblo se repitió demasiado a menudo en Europa (véase vídeo). Tampoco el bando anglo-americano estuvo exentos de crímenes, como los bombardeos de Dresde, una ciudad sin importancia estratégiga o industrial alguna que supuso 43.000 muertes en una sola noche; pero al lado de las atrocidades alemanas y soviéticas parecen empequeñecer. Nazis y soviéticos eran las dos caras de un mismo criminal, sistemas donde no parecia haber justicia...al menos aparente. Pero a veces la justicia existe y viene del cielo, como ocurrió en febrero de 1945 en un juicio popular dirigido por el muy sanguinario Juez Roland Freisler contra dos mujeres; una bomba británica atravesó el techo y lo mató. Las dos mujeres sobrevivieron.


sábado, 9 de mayo de 2009

Editorial: Este partido se juega en Europa.


Las elecciones al Parlamento Europeo son un acontecimiento muy importante y su importancia es inversamente proporcional al apoyo y atención que la ciudadanía le da. En la UE se debaten los presupuestos de los que salen gran parte de nuestras ayudas, absolutamente todas las cuestiones de pesca y agricultura, pesos y medidas, homologaciones, controles de sanidad, protección al consumidor, mercado financiero, política monetaria común, mercado laboral y un larguísimo etc que llega a absolutamente todos los rincones de nuestras vidas, la UE somos todos y nos afecta en los detalles más mínimos. Las elecciones al Parlamento Europeo son una oportunida única para que el ciudadano que tanto se queja de su ausencia en las instituciones comunitarias se haga presente y decida en todos los asuntos que, con el tratado de Lisboa el Parlamento se convierte en institución del proceso de toma de decisiones. Decisiones que ya escapan al control de los Estados y están totalmente cedidas. Por tanto las elecciones al Parlamento europeo no son una reválida al gobierno, no son una venganza, no son un circo y no son para tomárselas a coña ya que la UE es la única Organización Internacional basada en los ciudadanos y no solo en la cooperación intergubernamental, aunque los diarios y los flashes sea lo que nos muestra. No seamos tontos y caigamos en la trampa de los periodistas.

Siempre he querido ser, sino imparcial, por lo menos honesto. Y ahora voy a tomar partido por el único partido europeísta que se presenta a las elecciones, el Partido Socialista Europeo. Se trata de una opción muy seria, ya que la tendencia a tener a Bruselas como "cementerio de elefantes" ha llevado a que las mejores personas al servicio del PSOE abandonen el panorama nacional, arrinconados por la mediocridad de este gobierno, para ir a buscar cobijo en Bruselas, de ahí que tome partido por el ala más responsable de la socialdemocracia española, que ahora reside en Europa. Que la UE exista es ya un éxito de por sí, hagamos honor a ese éxito y acudamos a las urnas para defender la UE de los ciudadanos.

Porque se trata de Europa. Elecciones al Parlamento Europeo.

domingo, 3 de mayo de 2009

La gran mentira.


Una mentira por muchas veces que se repita no se convierte en verdad. Como lo malo por mucha justificación legal que tenga no pasa a ser bueno. Lo mismo pasa con la instrumetalización de la historia. Los nacionalismos periféricos hacen la más decimonónica instrumentalización de la historia. Fieles al historicismo más arcaizante los nacionalismos, atrasados como son por definición, instrumentalizan y sesgan pasajes de la historia como el franquismo hizo lo mismo.
Es el caso de la diada. El 11 de septiembre, hoy fecha tristemente recordada por acontecimientos más tristes.
La diada es la fiesta regional de la autonomía de Cataluña y conmemora la caída de Barcelona ante las tropas de Felipe de Anjou, nieto de Luis XVI de Francia y futuro rey Felipe V de España en el contexto de la guerra de sucesión española. Lo más gracioso es que la Corona de Aragón y su región catalana no apoyaban una independecia de unos paisos que nunca existieron, sino que apoyaban al otro candidato a la Corona Española, el Archiduque Carlos de Austria debido que sus tendencias no eran tan centralistas como el regalismo borbónico.
En 1700, el último monarca de la casa de Austria, Carlos II moría sin descendencia. Los candidadtos a ocupar el trono eran Felipe de Anjou, nieto de Luis XVI y la princesa española María Teresa de Austria; y el Archiduque Carlos de Habsburgo. El testamento de Carlos II dejaba como heredero al candidato Borbón, pero el exceso de celo de britanicos y holandeses por una alianza y unión dinástica franco-española auparon al candidato austríaco.
Carlos de Austria aguantó mientras duró la alianza militar que le sustentaba. Pero cuando murió su hermano y éste accedió al trono imperial austríaco la alianza le abandonó ante el temor de uan resurrección del imperio continental de los Habsburgo en Madrid-Viena. En esta historia donde los territorios peninsulares son poco menos que piezas de ajedrez en una partida internacional los Cataluña solo es un peón... ni lucharon por su independencia ni Carlos de Austria se la iba a dar, así que lo que conmemoran año tras año es una gran mentira, porque no la interpretan fiel a la historia, sino solo fiel a la política. Que pena dan.

Entendería más que para instrumentalización de los nazionalismos periféricos se rememorase la rebelión catalana en 1640 cuando el Conde Duque de Olivares puso en marcha la Unión de Armas para que todos los territorios de la Monarquía pagasen la misma cuantía impositiva (menudo disparate).
Lo que tampoco dicen los analfabetos/mentirosos del estabishment catalaunico es que tras la la victoria de Felipe V la Corona de Aragón tuvo que pagar los mismos impuestos reales que Castilla, pero que, a diferencia de ésta, en Cataluña el impuesto regio no se actualizó, con lo que debido a la infación del XVIII en pocos años el impuesto quedó desfasado y con él los catalanes volvieron a disfrutar de una situación mucho más ventajosa que el resto del Estado. Eso tampoco se cuenta.

Una mentira por mucho que se repita no pasa a ser verdad.

sábado, 2 de mayo de 2009

Primera evaluación.


Barack Hussein Obama ha disfrutado de los primeros cien días de mandato como si se tratase de la coronación imperial de Carlomagno en el 800. Ha disfrutado de las mieles de la política exterior haciendo más bien poco: solo dando marcha atrás en la patética y débil política exterior de Bush. Pero ahora comienza la política de verdad, espero que no se convierta para él en su viaje a Canossa. La política de hacer trabajo y no de poner una cara bonita, una mujer encantadora y unos niños de anuncio de Tomy Hilfiger. Ahora toca gobernar y no hacer política que es lo no hemos visto todavía del presidente Obama. Y en política interior se abre un examen interesante para el novato presidente. Sin hacer ni siquiera un año en la Casa Blanca se ha de enfrentar a partir de julio a su primera nominación a Juez del Tribunal Supremo.

En Estados Unidos los miembros del TS tienen un mandato vitalicio. El Juez David H. Souter ha decidido dejar la judicatura en cuanto Barack Obama ha asumido los deberes de la presidencia. Y aunque solo tiene 69 años, una edad temprana para retirarse del TS, lo ha decidido para disfrutar de su jubilación. El 105º magistrado del TS ha decidido retirarse tras 28 años en el alto tribunal. Los posibles candidatos son miembros de los tribunales federales de apelación, tales como Diane Pamela Madera o Sonia Sotomayor, decana de la facultad de Derecho de Harvard. También están en la lista Elena Kagan, ex decana de la facultad de derecho de Yale. Obama ha mostrado su intención de nombrar a un liberal para este puesto y mantener el statu quo entre liberales y conservadores en la Corte. Asímismo ha decidido que sea una mujer la ocupe este puesto.
Es la primera vez desde 1994 que un presidente demócrata nomina a una persona para juez supremo. El último fue Stephen Breyer, nominado por Bill Clinton. Veremos si Obama capea bien el temporal y su nominado pasa la larga tarea de investigación del Senado; aunque con la popularidad de la que goza el nuevo presidente no creo que le suponga un problema designar a alguien para "el mejor trabajo del mundo en la peor ciudad del mundo" en palabras del propio Juez Souter (el de la izquierda en la fila de abajo de la fotografía).

martes, 14 de abril de 2009

Editorial: Nos merecemos un PSOE mejor.


El otro día curioseando por el facebook encontré un grupo muy curioso. Ya se sabe que hay grupos para todos los gustos y colores, pero este me llamó la atención, era "Nos merecemos un psoe mejor" y la verdad es que sin llegarme a suscribir si que soy consciente que comparto la filosofía del grupo. Supongo que muchos detestarán al psoe por muchos motivos y más por los que lo citaré, pero como soy un socialdemócrata convencido, suscribo lo siguiente.

Cada partido tiene sus rémoras y más los partidos grandes. Muchos, la mayor parte mediocridades andantes, ven en política la forma de ganarse una vida que de otra forma estaría en el aire. Surgen con ínfulas de grandeza y egoísmo que empañan los pocos y válidos servidores públicos. Sería un error caer en generalizaciones del tipo "todos los políticos son iguales" porque sería una falsedad. No, no es cierto que todos los políticos sean iguales. Hay políticos buenos y malos en todos los partidos y, por desgracia, son un mal necesario para la sociedad.
Si buscamos la rémora del PP nos encontramos con un partido posfranquista con elementos dictatoriales y antidemocráticos que ponen los pelos de punta como Mayor Oreja que piensa poco menos que con Franco vivíamos mejor. Pero como no soy ni militante ni simpatizante del PP allá se las compongan, aunque sería bueno para el Estado un PP bueno y solvente.
La rémora del PSOE y por la que realmente siento entre lástima y asco es el grupo de la izquierda guay o flowepower. Es ese grupo de políticos que entienden la izquierda y la socialdemocracia como la emulación de las políticas ilusorias e inútiles de café para todos en el interior y flores en el pelo en el exterior, suponen un peligro para las estructuras internas y para las relaciones externas. Ahora el PSOE está en manos del flowepower con Zapatero al frente, pero no es el único, porque le siguen una serie de individuos que dan pena: la ministra de igualdad y su ministerio vacío de contenido, la de Defensa, el de fomento y la secretaria de organización son solo ejemplos de este obrar. Creer que la discriminación positiva es buena es caer en falacias. No, la discriminación nunca es positiva al igual que no hablamos de genocidio benigno o paliza cariñosa. Son términos que se excluyen y porque estemos hartos de oirlo no deja de ser malo. La sentencia del Constitucional que admite la desigualdad manifiesta de hombres y mujeres ante un mismo delito no es bueno, imaginemos que en lugar de sexo legislamos según el color de piel... y tantas otras felonías con las que la izquierda guay nos hace comulgar.
Siento nostalgia de un psoe con gente con sentido de Estado, con gente como Enrique Barón, Solbes, Felipe González, Alfonso Guerra, Solchaga, Fernández Ordoñez, Marín, Maravall y tantos más.
No, señores guays, defender los intereses de España no es facha, ni deja de ser guay, es necesario y para eso está el Gobierno, poner en peligro el sistema de financiación del Estado para proyectos personales y guays no es bueno, es malísimo porque la gente no vive del ministerio de igualdad ni de la alianza de civilizaciones. ¿Quién se cree que es para enunciar una política así Presidente?¿Harry Truman?. Cambiar temarios de estudios para estudiar cosas guays en lugar de reales no es bueno, es una irresponsabilidad.
Porque gobernar no es guay es una responsabilidad para con el Pueblo, y más siendo de izquierdas, porque la derecha conservadora tiene el papel facil ya que solo ha de conservar lo adquirido, pero la izquierda tiene el enorme reto de avanzar en la consecución de mayor bienestar social e igualdad (propiciar una sociedad igualitaria, no hacer proselitismo) y hacerlo con responsabilidad y seriedad sin poner en peligro el edificio del Estado. Todo un reto que el actual psoeguay no se toma en serio.

Como socialdemócrata me da más asco que a los del PP ver a un inútil iletrado como José Blanco ocupando un cargo que antes ocupó Alfonso Guerra, a una vicepresidenta portavoz que no sabe ni coordinar el gabinete ni hablar. Estoy francamente decepcionado con el psoeguay que hay. Mientras tanto me he de contentar con el Partido Socialista Europeo que es donde han ido a parar los buenos socialdemócratas españoles como Barón, Solbes, González o Borrell. Votaré psoe en las europeas, porque es votar europeismo y votar por los únicos con sentido de Estado que se ven en el psoe, no por los sociatas guays. El mayor bien que podría hacer Zapatero en la campaña de las europeas es no hacer nada para evitar que se relacione el Partido Socialista Europeo con la pandilla de incompetentes que dirige como Presidente del Gobierno.

jueves, 9 de abril de 2009

Editorial: Un funcionario ejemplar.



He leido las críticas de los principales diarios españoles respecto a la remodelación ministerial y como todos haré un análisis personal del cambio.
Principalmente no me ha gustado mucho el cambio de ministros, creo que ha sido sustancialmente a peor, pero decir que este gobierno no tiene ni un año y que, por tanto, es un fracaso como dice el PP es faltar a la verdad. Ya que el gobierno tiene dos años como mínimo porque no hubo cambio de carteras. Tras las elecciones todos los ministros conservaron su cartera y se aumentó con la estupidez de igualdad de Aida Bibiano. Por tanto el PP erra en su primer análisis. Pero creo que los cambios son en global malos y que, como dice el PP, es un gobierno peor que el anterior.
Al frente de Sanidad sale Bernat Soria, un ministro del ramo de la investigación sanitaria que, al depender ahora de las taifas autonómicas, poco tenía que hacer, pero por lo menos sintonizaba con el cuerpo funcionarial de su ministerio. Su reemplazo, una experta en Asuntos Exteriores, es Trinidad Jiménez.
En Fomento, el ministerio inversor por excelencia, sale Magdalena Álvarez que con todos sus fallos, que fueron muchos, era ingeniera de caminos, canales y puertos. A cambio el Presidente Zapatero pone a José Blanco, un bedel de instituto que no tiene estudios superiores de ninguna clase y que se presentó dos veces a la alcaldía de Palas de Rey por el PP. Si para los cargos técnicos altos hace falta tener titulación superior, qué menos que para un ministerio.
Cultura, que debería desparecer como ministerio para integrarse en Educación sale Molina para poner a una del cine... no me extraña porque la cosa es de ciencia ficción, espero que no sea como el cine español y termine enseñandolo todo.
En Educación tuvo lugar el que, a mi parecer, es el mejor cambio ministerial. Sale la nefasta Cabrera y sus ideas de bombero, tales como que los alumnos de 1ºbach con cinco asignaturas suspensas puedan coger asignaturas de 2º más las que le quedaron las de 1º, eso junto a la reducción de horas en materias clave para asignaturas que no valen de nada le dan a la ministra el apelativo de la incompetente. No me extraña que llorase al salir, cualquier profesor de bien también lloraría, pero de alegría. Y entra el Rector de la Autónoma de Madrid, Ángel Gabilondo que parece tener un perfil mayor en Educación.
Un camnio de cinco ministro cuando debería ser de tres ministros, porque deberían desaparecer Cultura en pro de Educación, Vivienda en pro de Fomento e Igualdad debería desaparecer, como mucho pasar a Asuntos sociales como una dirección general en Trabajo y nada más. Tres ministerios menos con el ahorro subsiguiente.
Por fin, el maestro Pedro Solbes, iniciador de la recuperación económica de los 90 se ha enfrentado a la peor de las situaciones posibles, hacer su labor en un gobierno en el que su presidente le puso las mayores trabas, en donde su presidente sale con las ideas más peregrinas sin consultar su viabilidad económica y donde tuvo que tapar todos sus errores y carencias sin parecer que pone en tela de juicio su autoridad o capacidad.
Para él hago esta entrada, para el abnegado funcionario que ha pasado toda una vida al servicio de la Hacienda Pública y del Estado. Pocos como él conocen el funcionamiento de la Hacienda del Estado y él es el más capacitado hoy por hoy para el cargo dentro del PSOE. Él representa mi voto. Debe ser un funcionario el que ocupe este puesto y no un empresario que solo sabe amasar dinero. El funcionario que no vela por su propio bien, sino por el de su país. Le creo cuando dice que tomó las medidas que creyó mejores para el bienestar del país.
Porque no hay mayor honor y privilegio que servir al Estado, Hms Pinafore siente la retirada del economista, funcionario y Ministro de Economía y Hacienda Pública.

miércoles, 25 de marzo de 2009

La gran pregunta del siglo XX.


Sin lugar a duda el siglo XX es el más interesante y prolijo de la historia de la humanidad. Pocos siglos en la historia de la humanidad han sido tan intensos y tan apasionantes (soy contemporaneista, que se le va a hacer). Y en él todo gira alrededor de un protagonista: Alemania.
Alemania, primero con el expansionismo de la era Guillermina y luego con el III Reich ha sido el sujeto y actor indiscutible que ha permitido el auge de los dos protagonistas de la segunda mitad: la URSS y Estados Unidos y con el final de siglo el único hegemón: Estados Unidos.

Hay millones de libros que giran en torno al auge, desarrollo y caida del III Reich y, con ésto, de la II guerra mundial y del Holocausto judío. Hay innumerables títulos de películas sobre el III Reich y sobre la II Guerra Mundial. El III Reich junto a la II Guerra Mundial son, sin lugar a dudas, el tema central del siglo XX en cuanto a número de publicaciones y películas. Y sigue llenando páginas y estanterías. Pero ¿Por Qué?
Porque queda por contestar la gran pregunta del siglo XX: ¿Por qué uno de los países más industrializados del mundo, de los más cultos y civilizados entró en una vorágine que terminó con el mayor de los horrores imaginables? ¿Por Qué el uso de la más fría inteligencia al servicio de las más oscuras perversiones e inhumanidad? ¿Por qué se usó la civilización para sembrar la barbarie? Todas estas preguntas que se resumen en ¿Por qué el III Reich? no han sido debidamente contestadas y por ello los historiadores no han dejado de escribir ni los lectores de leer.
Yo no la puedo contestar. Puede que solo Ian Kershaw en su magna y magnífica biografía de Hitler (publicada en dos tomos) se acerque a esa respuesta. ¿Era toda Alemania Nazi?. Desde luego que no, pero hubo una serie de ideas que existían en Europa desde el siglo XIX que eclosionaron en una mayoría silenciosa que permitió el auge del monstruo. Kershaw explica por qué tantos alemanes lo adoraron, fueron sus cómplices o se sintieron impotentes para oponérsele. También explica con claridad meridiana los muchos momentos en los que las élites alemanas pudieron haber impedido su ascensión, pero como se equivocaron en sus juicios sobre el mosntruo que vivía con ellos... hasta que fue demasiado tarde.

Tal vez el III Reich necesitase de su total aniquilación y ocupación por los aliados para volver a ser Alemania. Esta entrada está dedicada a los hombres que creían en Alemania, no en el III Reich, Ellos desde luego no eran el III Reich, fracasaron en su misión, pero la historia les ha hecho un hueco.