martes, 10 de febrero de 2009

New England Courant dice "si, pero" al Gobierno.



La política española es fundamentalmente cainita. En época de bonanza se crean problemas que no existe y en época de crisis se utiliza el hacha de la política para quebrar los cimientos del edificio del Estado debilitando al gobierno en lugar de criticarlo y apoyarlo. En lugar de decir no hay que decir "si, pero" como dicen los ingleses en relaciones internacionales.
En el debate de la crisis cada uno estuvo en su papel. No obstante el PP hizo una oposición constructiva, echó en cara al Gobierno medidas que tomó tarde o que desechó en su momento como la austeridad y el ahorro en los presupuestos de 1500 millones de euros, aqui el PP estuvo muy fino e hizo una oposición constructiva que cuestionó al gobierno sin minar sus fundamentos.
Peor estuvieron los demás grupos parlamentarios. Su actitud fue patética en una desesperada búsqueda de protagonismo en un momento en que la crisis aplastan la antaño atención mediática. Hoy mismo el atentado de ayer aparece en las páginas 30 y 40 de los diarios. Los partidos nacionalistas se han visto relegados a las páginas de sociedad de los medios y nadie le hace caso bajo problemas más importantes. Poco tienen que reprochar al gobierno grupúsculos parlamentarios que solo van al parlamento a buscar más dinero que se le quitan a otras regiones.
Su avaricia y su negligencia al intentar minar al Gobierno y con éste al Estado mismo para conseguir la atención es asqueroso y vomitivo. Dan una imagen de lo que son estos grupos, irresponsables ya que están abriendo una brecha en un barco que tiene una via de agua en lugar de achicarla.
The New England Courant apoya al Gobierno como institución del Estado y reclama de él responsabilidad en las labores de gobierno. HMS Pinafore dice "si, pero" al más estilo británico. Aunque se prefiera la Moncloa al 10 de Downing St.

No hay comentarios: