martes, 14 de abril de 2009

Editorial: Nos merecemos un PSOE mejor.


El otro día curioseando por el facebook encontré un grupo muy curioso. Ya se sabe que hay grupos para todos los gustos y colores, pero este me llamó la atención, era "Nos merecemos un psoe mejor" y la verdad es que sin llegarme a suscribir si que soy consciente que comparto la filosofía del grupo. Supongo que muchos detestarán al psoe por muchos motivos y más por los que lo citaré, pero como soy un socialdemócrata convencido, suscribo lo siguiente.

Cada partido tiene sus rémoras y más los partidos grandes. Muchos, la mayor parte mediocridades andantes, ven en política la forma de ganarse una vida que de otra forma estaría en el aire. Surgen con ínfulas de grandeza y egoísmo que empañan los pocos y válidos servidores públicos. Sería un error caer en generalizaciones del tipo "todos los políticos son iguales" porque sería una falsedad. No, no es cierto que todos los políticos sean iguales. Hay políticos buenos y malos en todos los partidos y, por desgracia, son un mal necesario para la sociedad.
Si buscamos la rémora del PP nos encontramos con un partido posfranquista con elementos dictatoriales y antidemocráticos que ponen los pelos de punta como Mayor Oreja que piensa poco menos que con Franco vivíamos mejor. Pero como no soy ni militante ni simpatizante del PP allá se las compongan, aunque sería bueno para el Estado un PP bueno y solvente.
La rémora del PSOE y por la que realmente siento entre lástima y asco es el grupo de la izquierda guay o flowepower. Es ese grupo de políticos que entienden la izquierda y la socialdemocracia como la emulación de las políticas ilusorias e inútiles de café para todos en el interior y flores en el pelo en el exterior, suponen un peligro para las estructuras internas y para las relaciones externas. Ahora el PSOE está en manos del flowepower con Zapatero al frente, pero no es el único, porque le siguen una serie de individuos que dan pena: la ministra de igualdad y su ministerio vacío de contenido, la de Defensa, el de fomento y la secretaria de organización son solo ejemplos de este obrar. Creer que la discriminación positiva es buena es caer en falacias. No, la discriminación nunca es positiva al igual que no hablamos de genocidio benigno o paliza cariñosa. Son términos que se excluyen y porque estemos hartos de oirlo no deja de ser malo. La sentencia del Constitucional que admite la desigualdad manifiesta de hombres y mujeres ante un mismo delito no es bueno, imaginemos que en lugar de sexo legislamos según el color de piel... y tantas otras felonías con las que la izquierda guay nos hace comulgar.
Siento nostalgia de un psoe con gente con sentido de Estado, con gente como Enrique Barón, Solbes, Felipe González, Alfonso Guerra, Solchaga, Fernández Ordoñez, Marín, Maravall y tantos más.
No, señores guays, defender los intereses de España no es facha, ni deja de ser guay, es necesario y para eso está el Gobierno, poner en peligro el sistema de financiación del Estado para proyectos personales y guays no es bueno, es malísimo porque la gente no vive del ministerio de igualdad ni de la alianza de civilizaciones. ¿Quién se cree que es para enunciar una política así Presidente?¿Harry Truman?. Cambiar temarios de estudios para estudiar cosas guays en lugar de reales no es bueno, es una irresponsabilidad.
Porque gobernar no es guay es una responsabilidad para con el Pueblo, y más siendo de izquierdas, porque la derecha conservadora tiene el papel facil ya que solo ha de conservar lo adquirido, pero la izquierda tiene el enorme reto de avanzar en la consecución de mayor bienestar social e igualdad (propiciar una sociedad igualitaria, no hacer proselitismo) y hacerlo con responsabilidad y seriedad sin poner en peligro el edificio del Estado. Todo un reto que el actual psoeguay no se toma en serio.

Como socialdemócrata me da más asco que a los del PP ver a un inútil iletrado como José Blanco ocupando un cargo que antes ocupó Alfonso Guerra, a una vicepresidenta portavoz que no sabe ni coordinar el gabinete ni hablar. Estoy francamente decepcionado con el psoeguay que hay. Mientras tanto me he de contentar con el Partido Socialista Europeo que es donde han ido a parar los buenos socialdemócratas españoles como Barón, Solbes, González o Borrell. Votaré psoe en las europeas, porque es votar europeismo y votar por los únicos con sentido de Estado que se ven en el psoe, no por los sociatas guays. El mayor bien que podría hacer Zapatero en la campaña de las europeas es no hacer nada para evitar que se relacione el Partido Socialista Europeo con la pandilla de incompetentes que dirige como Presidente del Gobierno.

4 comentarios:

Miércoles dijo...

¿Y no sería mejor no votar a los socialistas en las Europeas, a ver si los decentes se animan y vuelven?

Estoy de acuerdo en que Solbes y Cia son buenos políticos, pero parece que Bruselas es el Benidorm de la política: cuando uno llega a la edad de jubilación, maleta y a comer mejillones con patatas fritas.

Y lo anterior me lleva a otra cuestión: ¿Por qué todos nuestros grandes de la política son de la misma generación?¿Qué ha fallado para que los más jóvenes no recogiesen el testigo?

David Alonso dijo...

Yo creo que no, porque los decentes y los serios trabajan en la UE y yo voto a las europeas para que los mejores y más europeístas trabajen para Europa. No considero las europeas como reválida del gobierno, las considero como la elección de los parlamentarios de otro parlamento, el Europeo.

Porque se trata de Europa.

David Alonso dijo...

Un juez ante las impunidades de las SS en Alemania dijo que "lo malo no podía convertirse en bueno, aun cuando se basase en una teoría legal positiva" y va por la sentencia del Constitucional.

Rubén dijo...

Estoy de acuerdo contigo, David. Este PSOE cada vez me decepciona más. No es mi PSOE; no el que me gustaría. No veo que sus caras visibles representen al socialismo o socialdemocracia y veo mediocridad. Dices que son una izquierda "guay". Yo iría más allá:son una izquierda vacía de contenido, puro márketing y venta de lo que "queda bien". Que Pepe Blanco ocupe elpuesto de vicesecreatrio general que antes ocupó Guerra ya lo dice todo. La diferencia es abismal.
Aún así, creo que sigue habiendo personas válidas en el partido. A diferencia de lo que tú dices,sí me parece que son válidos De la Vega, y Rubalcaba (aunque a éste se le puede considerar de la vieja guardia) o Chacón (a pesar de su metedura de pata con lo de Kosovo). Caamaño pinta bien. Y creo que Salgado es una mujer eficiente, aunque a ver qué tal responde a su nueva responsabilidad. En cuanto a Pepiño... Sabes que no es santo de mi devoción, pero no creo que lo haga peor que Magdalena y quizá se preocupe más por Galicia. Por cierto, Eduardo Madina me parece un valor a tener en cuenta.

Así y todo, no dejo de sentir nostalgia por la época de Felipe y mi admirado Guerra. El vacío que dejaron es aún demasiado abrumador.