sábado, 9 de mayo de 2009

Editorial: Este partido se juega en Europa.


Las elecciones al Parlamento Europeo son un acontecimiento muy importante y su importancia es inversamente proporcional al apoyo y atención que la ciudadanía le da. En la UE se debaten los presupuestos de los que salen gran parte de nuestras ayudas, absolutamente todas las cuestiones de pesca y agricultura, pesos y medidas, homologaciones, controles de sanidad, protección al consumidor, mercado financiero, política monetaria común, mercado laboral y un larguísimo etc que llega a absolutamente todos los rincones de nuestras vidas, la UE somos todos y nos afecta en los detalles más mínimos. Las elecciones al Parlamento Europeo son una oportunida única para que el ciudadano que tanto se queja de su ausencia en las instituciones comunitarias se haga presente y decida en todos los asuntos que, con el tratado de Lisboa el Parlamento se convierte en institución del proceso de toma de decisiones. Decisiones que ya escapan al control de los Estados y están totalmente cedidas. Por tanto las elecciones al Parlamento europeo no son una reválida al gobierno, no son una venganza, no son un circo y no son para tomárselas a coña ya que la UE es la única Organización Internacional basada en los ciudadanos y no solo en la cooperación intergubernamental, aunque los diarios y los flashes sea lo que nos muestra. No seamos tontos y caigamos en la trampa de los periodistas.

Siempre he querido ser, sino imparcial, por lo menos honesto. Y ahora voy a tomar partido por el único partido europeísta que se presenta a las elecciones, el Partido Socialista Europeo. Se trata de una opción muy seria, ya que la tendencia a tener a Bruselas como "cementerio de elefantes" ha llevado a que las mejores personas al servicio del PSOE abandonen el panorama nacional, arrinconados por la mediocridad de este gobierno, para ir a buscar cobijo en Bruselas, de ahí que tome partido por el ala más responsable de la socialdemocracia española, que ahora reside en Europa. Que la UE exista es ya un éxito de por sí, hagamos honor a ese éxito y acudamos a las urnas para defender la UE de los ciudadanos.

Porque se trata de Europa. Elecciones al Parlamento Europeo.

domingo, 3 de mayo de 2009

La gran mentira.


Una mentira por muchas veces que se repita no se convierte en verdad. Como lo malo por mucha justificación legal que tenga no pasa a ser bueno. Lo mismo pasa con la instrumetalización de la historia. Los nacionalismos periféricos hacen la más decimonónica instrumentalización de la historia. Fieles al historicismo más arcaizante los nacionalismos, atrasados como son por definición, instrumentalizan y sesgan pasajes de la historia como el franquismo hizo lo mismo.
Es el caso de la diada. El 11 de septiembre, hoy fecha tristemente recordada por acontecimientos más tristes.
La diada es la fiesta regional de la autonomía de Cataluña y conmemora la caída de Barcelona ante las tropas de Felipe de Anjou, nieto de Luis XVI de Francia y futuro rey Felipe V de España en el contexto de la guerra de sucesión española. Lo más gracioso es que la Corona de Aragón y su región catalana no apoyaban una independecia de unos paisos que nunca existieron, sino que apoyaban al otro candidato a la Corona Española, el Archiduque Carlos de Austria debido que sus tendencias no eran tan centralistas como el regalismo borbónico.
En 1700, el último monarca de la casa de Austria, Carlos II moría sin descendencia. Los candidadtos a ocupar el trono eran Felipe de Anjou, nieto de Luis XVI y la princesa española María Teresa de Austria; y el Archiduque Carlos de Habsburgo. El testamento de Carlos II dejaba como heredero al candidato Borbón, pero el exceso de celo de britanicos y holandeses por una alianza y unión dinástica franco-española auparon al candidato austríaco.
Carlos de Austria aguantó mientras duró la alianza militar que le sustentaba. Pero cuando murió su hermano y éste accedió al trono imperial austríaco la alianza le abandonó ante el temor de uan resurrección del imperio continental de los Habsburgo en Madrid-Viena. En esta historia donde los territorios peninsulares son poco menos que piezas de ajedrez en una partida internacional los Cataluña solo es un peón... ni lucharon por su independencia ni Carlos de Austria se la iba a dar, así que lo que conmemoran año tras año es una gran mentira, porque no la interpretan fiel a la historia, sino solo fiel a la política. Que pena dan.

Entendería más que para instrumentalización de los nazionalismos periféricos se rememorase la rebelión catalana en 1640 cuando el Conde Duque de Olivares puso en marcha la Unión de Armas para que todos los territorios de la Monarquía pagasen la misma cuantía impositiva (menudo disparate).
Lo que tampoco dicen los analfabetos/mentirosos del estabishment catalaunico es que tras la la victoria de Felipe V la Corona de Aragón tuvo que pagar los mismos impuestos reales que Castilla, pero que, a diferencia de ésta, en Cataluña el impuesto regio no se actualizó, con lo que debido a la infación del XVIII en pocos años el impuesto quedó desfasado y con él los catalanes volvieron a disfrutar de una situación mucho más ventajosa que el resto del Estado. Eso tampoco se cuenta.

Una mentira por mucho que se repita no pasa a ser verdad.

sábado, 2 de mayo de 2009

Primera evaluación.


Barack Hussein Obama ha disfrutado de los primeros cien días de mandato como si se tratase de la coronación imperial de Carlomagno en el 800. Ha disfrutado de las mieles de la política exterior haciendo más bien poco: solo dando marcha atrás en la patética y débil política exterior de Bush. Pero ahora comienza la política de verdad, espero que no se convierta para él en su viaje a Canossa. La política de hacer trabajo y no de poner una cara bonita, una mujer encantadora y unos niños de anuncio de Tomy Hilfiger. Ahora toca gobernar y no hacer política que es lo no hemos visto todavía del presidente Obama. Y en política interior se abre un examen interesante para el novato presidente. Sin hacer ni siquiera un año en la Casa Blanca se ha de enfrentar a partir de julio a su primera nominación a Juez del Tribunal Supremo.

En Estados Unidos los miembros del TS tienen un mandato vitalicio. El Juez David H. Souter ha decidido dejar la judicatura en cuanto Barack Obama ha asumido los deberes de la presidencia. Y aunque solo tiene 69 años, una edad temprana para retirarse del TS, lo ha decidido para disfrutar de su jubilación. El 105º magistrado del TS ha decidido retirarse tras 28 años en el alto tribunal. Los posibles candidatos son miembros de los tribunales federales de apelación, tales como Diane Pamela Madera o Sonia Sotomayor, decana de la facultad de Derecho de Harvard. También están en la lista Elena Kagan, ex decana de la facultad de derecho de Yale. Obama ha mostrado su intención de nombrar a un liberal para este puesto y mantener el statu quo entre liberales y conservadores en la Corte. Asímismo ha decidido que sea una mujer la ocupe este puesto.
Es la primera vez desde 1994 que un presidente demócrata nomina a una persona para juez supremo. El último fue Stephen Breyer, nominado por Bill Clinton. Veremos si Obama capea bien el temporal y su nominado pasa la larga tarea de investigación del Senado; aunque con la popularidad de la que goza el nuevo presidente no creo que le suponga un problema designar a alguien para "el mejor trabajo del mundo en la peor ciudad del mundo" en palabras del propio Juez Souter (el de la izquierda en la fila de abajo de la fotografía).