domingo, 3 de mayo de 2009

La gran mentira.


Una mentira por muchas veces que se repita no se convierte en verdad. Como lo malo por mucha justificación legal que tenga no pasa a ser bueno. Lo mismo pasa con la instrumetalización de la historia. Los nacionalismos periféricos hacen la más decimonónica instrumentalización de la historia. Fieles al historicismo más arcaizante los nacionalismos, atrasados como son por definición, instrumentalizan y sesgan pasajes de la historia como el franquismo hizo lo mismo.
Es el caso de la diada. El 11 de septiembre, hoy fecha tristemente recordada por acontecimientos más tristes.
La diada es la fiesta regional de la autonomía de Cataluña y conmemora la caída de Barcelona ante las tropas de Felipe de Anjou, nieto de Luis XVI de Francia y futuro rey Felipe V de España en el contexto de la guerra de sucesión española. Lo más gracioso es que la Corona de Aragón y su región catalana no apoyaban una independecia de unos paisos que nunca existieron, sino que apoyaban al otro candidato a la Corona Española, el Archiduque Carlos de Austria debido que sus tendencias no eran tan centralistas como el regalismo borbónico.
En 1700, el último monarca de la casa de Austria, Carlos II moría sin descendencia. Los candidadtos a ocupar el trono eran Felipe de Anjou, nieto de Luis XVI y la princesa española María Teresa de Austria; y el Archiduque Carlos de Habsburgo. El testamento de Carlos II dejaba como heredero al candidato Borbón, pero el exceso de celo de britanicos y holandeses por una alianza y unión dinástica franco-española auparon al candidato austríaco.
Carlos de Austria aguantó mientras duró la alianza militar que le sustentaba. Pero cuando murió su hermano y éste accedió al trono imperial austríaco la alianza le abandonó ante el temor de uan resurrección del imperio continental de los Habsburgo en Madrid-Viena. En esta historia donde los territorios peninsulares son poco menos que piezas de ajedrez en una partida internacional los Cataluña solo es un peón... ni lucharon por su independencia ni Carlos de Austria se la iba a dar, así que lo que conmemoran año tras año es una gran mentira, porque no la interpretan fiel a la historia, sino solo fiel a la política. Que pena dan.

Entendería más que para instrumentalización de los nazionalismos periféricos se rememorase la rebelión catalana en 1640 cuando el Conde Duque de Olivares puso en marcha la Unión de Armas para que todos los territorios de la Monarquía pagasen la misma cuantía impositiva (menudo disparate).
Lo que tampoco dicen los analfabetos/mentirosos del estabishment catalaunico es que tras la la victoria de Felipe V la Corona de Aragón tuvo que pagar los mismos impuestos reales que Castilla, pero que, a diferencia de ésta, en Cataluña el impuesto regio no se actualizó, con lo que debido a la infación del XVIII en pocos años el impuesto quedó desfasado y con él los catalanes volvieron a disfrutar de una situación mucho más ventajosa que el resto del Estado. Eso tampoco se cuenta.

Una mentira por mucho que se repita no pasa a ser verdad.

1 comentario:

Anónimo dijo...

Lois XIV