domingo, 7 de junio de 2009

El día más largo.


La II Guerra Mundial ha tenido muchos días. Desde el 1 de septiembre de 1939 hasta el 9 de agosto de 1945, desde Dunkerque hasta a Nagasaki, desde Stalingrado a Pearl Harbour se sucedieron días de infamia, de horror y de heroicidades. Estas son algunas historias rescatadas de la Guerra de Europa.

Ante la pregunta ¿Qué ejército fue mejor durante la II Guerra Mundial? la respuesta es simple: el alemán. Durante las campañas de Polonia y Francia, la Wehrmarch perfeccionó el arte de las armas combinadas y con la operación Barbarroja estuvo a punto de ganar la guerra. No pudieron puesto que luchaban contra un régimen, el soviético, que deshecha por completo el valor de las vidas en el campo de batalla. A menudo la opinión pública mundial obvia este hecho porque luchaban por un régimen repugnante, el Nazi, pero arma por arma, división por división y hombre por hombre la Werhmarch fue superior a todos los ejércitos contra los que se enfrentó. Acabó siendo derrotada por la superioridad numérica, las carencias logísticas y la inmensa superioridad aérea de los aliados, pero su rítmo de producción y su capacidad de seguir luchando hasta el final contra un enemigo abrumadoramente superior nos da una idea de que la capacidad alemana era impresionante.
Impresionante es la historia de Hans-Ulbrich Rudel (1916-1982) el mayor héroe de la guerra alemán, un as del aire. A los mandos de un Junker JU-87 completó 2530 misiones de combate, sobrevivió a 32 aterrizajes forzosos. Tuvo tanto éxito que el ejercito alemán se quedó sin medallas para recompensarlo y el ejército rojo ofrecía cien mil rublos por su cabeza. Sus éxitos confirmados fueron impresionantes: 518 tanques soviéticos, 700 camiones, 150 baterías de artillería, 9 aviones enemigos, 70 lanchas de desembarco, el crucero soviético Marat y el acorazado soviético Revolución de Octubre, además de innumerables búnkers y líneas ferroviarias. En 1944 recibió la más alta condecoración alemana, la cruz de hierro con hojas de roble, espadas y diamantes por aterrizar tras las líneas enemigas, cruzar a nado las aguas congeladas del Dniester y regresar a las líneas alemanas tras andar 50 km descalzo a través de territorio controlado por el enemigo. Tras sufrir una amputación parcial de la pierna volvió a volar con una prótesis por lo que el gobierno germano inventó una condecoración nueva por y para él: la cruz de caballero con hojas de roble en oro, espadas y diamantes. Era austríaco y jamás perteneció a ninguna organización nazi. De haber sido estadounidense o británico estaríamos hartos de verlo en las películas de Hollywood y sería el aviador más famoso de la historia.

Otros casos son una muestra de deshonor, no por la persona sino por los gobiernos. La URSS, un régimen que despreciaba la vida humana se vio en la necesidad de heroicidades para levantar la moral y para equipararse al marketing de sus socios occidentales, para ello recurrió en no pocas ocasiones al engaño y la mentira. Yozifivitch Proskurov (1907-1941) tiene un historial heroico durante la II Guerra Mundial y el ministerio de defensa soviético le donó a él y su mujer una tumba como Héroe de la Unión Soviética. La realidad es muy distinta. No hay nadie en esa tumba puesto que Proskurov murió al sexto día de la guerra. Proskurov fue mando del puesto aéreo de bombarderos soviético y jefe de la inteligencia militar soviética y víctima de una de las frecuentes purgas de Stalin, fue detenido el 27 de junio, golpeado y torturado fue finalmente fusilado por órden de Beria el 28 de Junio sin haber sido juzgado. Décadas después sus atentos camaradas honraron una memoria falsa con una tumba vacía y una inscripción falsa.

Estas son un par de historias de heroismo y miseria en una guerra llena de miserias más que de justicia. El atentado de Oradour-Sur-Glane donde los soldados alemanes en su retirada asesinaron a todo el pueblo se repitió demasiado a menudo en Europa (véase vídeo). Tampoco el bando anglo-americano estuvo exentos de crímenes, como los bombardeos de Dresde, una ciudad sin importancia estratégiga o industrial alguna que supuso 43.000 muertes en una sola noche; pero al lado de las atrocidades alemanas y soviéticas parecen empequeñecer. Nazis y soviéticos eran las dos caras de un mismo criminal, sistemas donde no parecia haber justicia...al menos aparente. Pero a veces la justicia existe y viene del cielo, como ocurrió en febrero de 1945 en un juicio popular dirigido por el muy sanguinario Juez Roland Freisler contra dos mujeres; una bomba británica atravesó el techo y lo mató. Las dos mujeres sobrevivieron.


3 comentarios:

David dijo...

Gracias!
David, tu entrada me ha emocionado y me ha recordado en estos días tan metido en el Medievo, porqué me apasiona tanto la IIWW.

Sólo puedo traer aquí unas palabras sacadas de Hermanos de Sangre:
"Hombres, ésta ha sido una guerra larga y dura. Habéis luchado valientemente, con orgullo para vuestro país. Sois un grupo especial. Habéis encontrado el uno en el otro unos lazos, que sólo existen en el combate, entre hermanos. Habéis compartido trincheras, apoyado el uno al otro en momentos horribles. Habéis visto la muerte y sufrido juntos. Estoy orgulloso de haber servido con todos y cada uno de ustedes. Se merecen una larga y feliz vida en paz."

Oficial alemán dirigiéndose a sus tropas, ante los miembros de la Compañía Easy de la 101 Aerotransportada.

Miércoles dijo...

Ah, pero ¿los ruskis participaban en el fregao? Te juro que lo que oigo por estas tierras es que fue un asunto entre los depravados nazis alemanes y los valerosos, inteligentes, fuertes y hasta guapos de los británicos y norteamericanos, que salvaron Europa gracias a la astucia británica y a que los americanos hicieron lo que les dijo Churchill. Si los soviéticos salen en algún documental es porque tenían un uniforme muy elegante.

Gracias, es un descanso leer algo con sentido sobre el tema. :-)

PS fuera de tema: ¡No va siendo hora de sacar el "Hillary for President" del lateral?

David Alonso dijo...

Pues los soviéticos (rusos, ucranianos y bielorrusos) fueron quienes más se batieron el cobre en Europa, porque siendo sinceros perecieron 18 millones de soviéticos frente a unos 600 mil angloamericanos, así que las cifras hablan por si solos. Lo que tiene un meritazo por parte de los ingleses fue resistir solos entre 1940 que los alemanes aniquilaron a los ejércitos anglofranceses sin esfuerzo alguno y diciembre de 1941 en que los alemanes declararon la guerra a Estados Unidos tras Pearl Habour. Esos dos años solos (salvo por la ley americana de préstamo y arriendo) si que son valerosos para los briánicos.

PS. Lo de Hillary es por nostalgia.