sábado, 31 de octubre de 2009

Europa sin ilustración.


¿Qué tienen en común Reino Unido, Polonia y Rep Checa? pues a parte de parecer un chiste, tienen en común que son los países a los que no se le aplica la Carta de Derechos Fundamentales anexa al Tratado de Lisboa. Parece ser que esto tres países tienen en tanta estima los derechos fundamentales de los ciudadanos como el derecho a la tutela judicial efectiva, integridad física y moral y demás que no han dudado torpedear el Tratado de Lisboa para que la Unión Europea no los garantice en su suelo.
¿Cómo debe de tomárselo el ciudadano europeo que lo es de verdad? es decir, el ciudadano europeo que desea que sus derechos sean reafirmados por una organización a la que siempre se le echa en cara no cuidar de sus ciudadanos. No me refiero a los checos, polacos o británicos que se conforman con ser ciudadanos europeos de segunda simplemente por la bravuconada de mantener a la Unión en vilo, y volverán a hacerlo con cualquier otra estupidez.
¿Qué mensaje lanzan a la Europa civilizada? lanzan un mensaje alto y claro, que no son países o gobiernos de fiar, que un ciudadano europeo no puede fiarse de la palabra de un inglés (algo que los españoles aprendimos hace 500 años), de un checho o de un polaco, porque chantajearán a la Unión con el fin de denigrar los derecho de los europeos.
¿Qué mensaje lanzan pues estos países? No muy positivo creo yo, ya que personalmente no veo nada malo en que un Tratado constutivo de las Comunidades Europeas tenga una declaración de derechos que afiance las buenas prácticas de la democracia. ¿Por qué entonces esta forma de actuar? A nadie se le escapa que los ingleses actúan como hijos de la gran bretaña en todas las cuestiones referentes a Europa. Pero lo que también pone de manifiesto es el atraso manifiesto de Polonia y Chequia que han demostrado estar muy lejos de ser una verdadera democracia moderna, son presa de sus temores y traumas al ver en todas las esquinas el fantasma de la URSS opresora, y por su culpa todo, absolutamente todo, el proceso de integración europea se resiente. Es una señal más del inmenso error que supuso la precipitada ampliación al Este de la Unión Europea. Marca cada vez más la Europa a dos velocidades, una idea vieja, pero a la que ahora Polonia y Chequia le añanden el matiz importante de la madurez política. Una europa integradora con democracias asentadas y europeista por un lado, frente a un amasijo de intereses particulares de democracias débiles, carentes del tamiz civilizador de la ilustración por otro lado...ah si, e Inglaterra siempre por libre.

A punto de cumplirses los 20 años de la caida del muro, la existencia de un telón de acero entre el Báltico y el Adriático se ha mostrado más patente que nunca en el último consejo europeo de Bruselas.

3 comentarios:

Javier Prieto dijo...

De los ingleses me espero cualquier cosa (De hecho, no sé ni porque están en la UE. No tienen euro, no están en el espacio Schengen, siempre ponen trabas a todo...)
Pero lo de Polonia y chequia me parece raro. Habiendo sido países de la órbita soviética, no entiendo que no acepten la Carta de Derechos Fundamentales. ¿Es que no creen en si propia democracia? ¿O es que ya ven un golpe de estado a a la vuelta de la esquina y no les interesa tener esa carta?

Yo no sé mucho de política, pero para que la UE avance y no se convierta esto en un pitorreo, se debería empezar a aplicar algo del estilo "o pasas por el aro o te piras del club

Miércoles dijo...

Gran Bretaña está en la UE por si las moscas. Ahora serán una potencia económica importante, pero hasta mediados de los ochenta recibieron las ayudas al desarrollo de la UE. Ahora se les acepta las excentricidades porque pagan -y mucho- pero como la cosa siga yendo mal tendrán que pensar en cambiar el estribillo.

Sara dijo...

Como casi todo en política, imagino que estos países se metieron en la UE por motivos económicos ya que, como has expuesto, ideológicamente se encuentran bastante apartados de ella.