domingo, 28 de marzo de 2010

El País y la cultura de la Democracia.

El proceso de Transición de la dictadura a la democracia no fue solo un proceso político, fue un proceso económico y social. Y dentro del cambio social se enmarca el cambio en el tratamiento de la información periodística.
El diario emblemático de la Transición fue Diario 16, pero como pasa en todos los procesos revolucionarios, la transición terminó devorando a sus hijos. A su hijo Suárez, a su partido UCD y a su periódico Diario 16. Pero en la formación de un auténtico periódico democrático moderno se encuentra la obra de El País. En poco tiempo de una prensa atada se pasó en este país a un pluralismo del mundo moderno en un proceso capitalizado y liderado por El País que, en unos casos arrastró hacia la modernidad a diarios ya existentes y, en otros, propició el ambiente periodístico en el que nacieron otros aunque de signo político distinto. 
En un informe realizado por la asociación europea de prensa, que compara la situación de pluralidad interna (dentro de un diario) y externa (dentro de la variedad de prensa del país) se llegó a la conclusión que en España hay una gran pluralidad externa, es decir una gran variedad de diarios que expresan un arco enorme de opinión; pero muy poco pluralismo interno dentro de los diarios, se permite muy poca disidencia dentro de  la línea editorial del diario. 
En 1976 se produjo la revolución en prensa escrita y radiofónica, que arrastró con lentitud a la TV. Se desmanteló del Ministerio de Información y se procedió a la venta de los diarios del Estado: trece de ellos fueron cerrados y diecisiete fueron vendidos entre 1976 y 1982. Los restantes fueron cerrados con la llegada del PSOE al poder en 1982. 
El detonante del cambio fue la fundación el 4 de mayo de 1976 del Diario El País, por iniciativa de José Ortega Spottorno. El Diario pertenecía al Grupo Editorial PRISA perteneciente a José Luis de Polanco, y estaba capitaneado por Juan Luis Cebrián. El País revolucionaría el mundo de la prensa al tener en plantilla a los periodistas más punteros de la época. Tuvo un éxito inmediato en los sectores políticos y culturales de la intelligentsia liberal y de izquierda, que tuvo en sus páginas un medio de difusión a su medida. 
La aparición de El País supuso una revolución en el mundo editorial que tiró de otros medios. Se nutría de profesionales liberales, funcionarios y medios universitarios que tanto criticaría Jiménez Losantos en su libro  "lo que queda de España". Pero supuso un acicate para medios que ya existían como fue el caso del diario ABC que resucitó bajo la dirección de Luis María Ansón. Si bien el ABC siempre tuvo y tiene el suplemento cultural puntero de la prensa española, fue el estilo inaugurado por El País el que hizo que se modernizase e hiciese más atractivo. El País supuso también un aliciente para la fundación de nuevos diarios que, manteniendo un estilo muy similar, se posicionaron en lineas editoriales distintas; este fue el caso de la fundación en 1989 del diario El Mundo, por un grupo de periodistas salidos del prestigioso y agonizante Diario 16, que quisieron con este nuevo diario posicionarse como una alternativa al hegemónico El País, y siguen intentando darle caza. Aún con la llegada al poder del PP en 1996, el Mundo siguió despertando el recelo de los sectores más críticos de la cultura española, quiso poner su línea editorial al servicio de un partido que contaba con un muy pobre bagaje intelectual y cultural.
El País, aun teniendo cierta parcialidad informativa, indisimulada en ciertos casos, y de su exclusivismo cultural, tuvo una factura excelente. Su información fue desde el primer momento superior a la de sus competidores. Acertó con la introducción de cuadernillos monográficos de interés, con la introducción de suplementos dominicales y, en 1991, de un nuevo suplemento cultural que mostraba las novedades editoriales y del panorama cultural: Babelia, que puede competir en pie de igualdad con el prestigioso y fantástico Blanco y negro  de ABC. 
El País, en definitiva, elevó el horizonte informativo y cultural de España. Parafraseando la campaña publicitaria de El Mundo me atrevo a declarar que El País puede gustar más o menos, pero sin él España sería muy distinta. No en vano el Diario tiene las alianzas estratégicas con los mejores diarios mundiales como New York Times, Le Monde o The Guardian. El País es, sin lugar a dudas, el diario de referencia mundial en lengua Española, y solo hace falta pasearse por los kiosokos del mundo adelante para darse cuenta que El País es el mejor Diario en lengua castellana.  

6 comentarios:

Paula dijo...

Visita esta página: http://www.occidentealaderiva.com

Ahora te leo...

Atreides dijo...

Técnicamente El País puede ser uno de los mejores periódicos, también porque informa más ampliamente sobre el mundo. Pero al menos desde 1982 no sólo ha sido un periódico fiel al PSOE (aunque ahora sea algo más crítico con el gobierno), sino es un periódico que intenta manipular a sus lectores, de una forma más subliminal que los demás, y está al servicio del Club Bilderberg, lo que da una idea de que es más peligroso que útil para el pluralismo y la democracia.
En el extranjero se vende junto a El Mundo y ABC, y te puedo decir por experiencia propia que en Berlín antes se venden los otros dos que El País; por algo será.

Viriato dijo...

Tío, un artículo interesante y pertinente, pero tienes que darte más tiempo en el proceso previo a la escritura, especialmente a la estructuración de lo que quieres decir: repites mil veces que El País permitió el surgimiento de otros diarios.

buscador guia dijo...

Nos ha gustado tu blog, nos gustaria que dieras de alta tu web en nuestro directorio de blogs www.directorioguia.es ; Saludos

David Alonso dijo...

Pues he viajado un poco por Europa y el diario que mas se ve en los kioskos es El Pais. amen de ser el diario de referencia de España en el extranjero, de ahí que sea el foro en el que escriben lo dignatarios extranjeros como ya han escrito primeros ministros e incluso presidentes de estados unidos como Obama el pasado año, o Raúl Alfonson en varias ocasiones, así como los principales líderes iberiamericanos. En cambio en el ABC solo escribe el ex portavoz Vaticano Navarro-Vals.

David Bowman dijo...

Sorprende que algún comentario niegue imparcialidad a 'El País' sin mencionar la parcialidad de 'ABC' y muy especialmente la de 'El Mundo'.

Ya sabemos que ningún medio de comunicación es imparcial y objetivo pero algunos saben que ambas virtudes don deseables y necesarias. Pedro J nació a la vida obviándolas y despreciándolas. Al final se ha quedado en un Woodward-Bernstein (los dos juntos) paleto y ridículo.