jueves, 12 de abril de 2012

Escurriendo el bulto.


Ya sea por cuestiones electorales como fracaso de proyectos propios, últimamente España como país se ha convertido en el cabeza de turco de las economías europeas.
Es lamentable que un país moderno y avanzado como Francia caiga en los clichés anti españoles en su campaña electoral. Creo que es un insulto no ya para España, sino para el para el electorado francés el pensar que los males de la economía francesa se pueden achacar exclusivamente a España. El candidato-presidente no puede echarle la culpa de sus porpios fracasos económicos a un pasado gobierno socialista, porque los Gaullistas llevan en el poder en Francia desde el final de Mitterrand. Con lo que Sarkozy, una auténtica serpiente política, ha sabido conjugar el anti españolismo tradicional de nuestro país vecino con la crítica de campaña a su rival socialista, haciéndole cómplice de los malos resultados del anterior ejecutivo español. 
Por su parte, el Primer Ministro de Italia, ha arremetido en repetidas ocasiones contra la economía espñaola haciéndola responsable de su prima de riesgo. 
Lo de Mario Monti aun tiene más delito si cabe que lo de Sarkozy, al menos éste está inmerso en el fragor de la batalla electoral, pero ¿qué excusa tiene Mario Monti? Aduce que su prima de riesgo está desbocada por culpa de España y que ha subido. No niego que sea verdad, pero no sé si se ha dado cuenta que en Noviembre, cuando dieron el golpe de Estado para poner al ex comisario, la prima de riesgo desbocada era la Italiana y a la que arrastraba era a la nuesta. ¿Acaso no ha reparado en eso?. 
Tampoco sé si Mario se ha dado cuenta que ambas primas de riesgo están ligadas, porque se trata de un ataque especulativo al Euro y, mientras a finales del 2011 el eslabón más débil era Italia, ahora lo somos nosotros. 
Tampoco sé si Mario se ha dado cuenta que, salvo las cifras del paro, las cifras macroeconómicas de Italia son bastante peores que las de España. Tienen un 123% de deuda pública y creciendo. 
Tal vez Mario quiera tapar el fracaso de sus reformas y la contestación social y política que está empezando a tener echándo la culpa a España. Porque claro, él como es tecnócrata no es responsable de sus decisiones como PM. Parece que el señor Monti no es tan tecnócrata como parecía y está siendo un hábil político al llegar al poder sin elecciones ni partido. Veremos como acaba.
Por nuestra parte el Presidente del Gobierno, escapadas a parte, ha estado sumamente correcto y no ha entrado a criticar ni a responder ninguna de los ataques a España. Y digo ataques, porque la crítica es más constructiva y se hace en otros términos que en los utilizados por Sarkozy y Monti. Ha querido dejar pasar los ataques esperando que imperase la cordura y hasta ha podido sufrir el punzazo de dejar que sea Françoise Hollande quien defienda a España de los ataques de Sarkozy. Porque le guste o no a la derecha española, las consecuencias de los ataques al anterior ejecutivo socialista los va a recoger este gobierno.
Pero ayer en una reunión con su grupo parlamentario, el PM no ha dejado pasar la ocasion para pedir calma a sus aliados ideológicos de Francia e Italia. Ha dado una respuesta con guante de seda para llamar la atención sobre los problemas que todos tenemos, unos más que otros. Y ha querido resaltar que lo que es bueno para España es bueno para Europa. Y en esta línea ha coincidido el ex Presidente del Gobierno Felipe González al resaltar que la UE no se puede permitir rescatar a España porque no solo es demasiado grande, sino porque surtiría un efecto dominó que arrastraría a Itailia primero, y luego a Francia, matando a la eurozona. 
Por tanto, mi apoyo a Mariano Rajoy. No apoyo muchas de sus medidas y no he votado por él, pero es mi PM y tiene toda la legitimidad para llevar a cabo su programa -aunque éste fuese ocultado al electorado- que es algo más que lo que puede decir Mario Monti en cuyo haber no hay demasiada legitimidad.

No hay comentarios: