domingo, 9 de septiembre de 2012

Convención Demócrata 2012


La pasada semana tuvo lugar en Charlotte, Carolina del Norte, la convención del Partido Demócrata que nominó al actual inquilino de la Casa Blanca como candidato a la reelección. Las convenciones suelen convertirse en un monótono desfile de personalidades más o menos relevantes que dirigen sus discursos bien en clave estatal, bien en clave nacional. De ahí que muchas veces los medios de comunicación busquen en ellas a las posibles estrellas políticas futuras o miserias pasadas.
De ambas convenciones la que tiene un mayor interés suele ser la que nomina al candidato salido de las primarias, ya que salvo excepción, la convención del partido en el poder no deja de ser un paseo triunfal. Aunque existen excepciones, recordemos cuando Reagan compitió con Ford por la nominación en 1976 y casi lo consigue.
La excepcionalidad de la Convención Demócrata fue que, pese a no haber grandes sorpresas, eclipsó a la convención Republicana, de la que solo queda el recuerdo del discurso de Eastwood que, obviamente fue usado por alguno que otro conferenciante en clave irónico.
La Convención del Partido Demócrata se planificó como un claro contrapunto a la de su rival. Quiso estar marcada por el sentimiento de unidad y gran sociedad frente al individualismo que marcó el discurso estrella de Paul Ryan. Una unidad que destacó y alabó el carácter inmigrante de quienes forjaron Estados Unidos para asegurarse el creciente voto hispano en estados clave como pueden ser Nevada o Florida. De ahí que el Keynote Speech recayera en la estrella hispana del Partido, Julián Castro, que dio a muchos medios la posibilidad de especular sobre el primer presidente hispano de Estados Unidos ante la creciente pujanza de los latinos en el mapa demográfico del país.
Michelle Obama dio un discurso poco propio del que se espera de una primera dama tradicional, como fue el de Ann Romney. Dinámico y brillante en palabras de la conservadora Fox, Michelle levantó al auditorio con una lección de humildad hacia un Romney al que nunca nombró. 
Michelle Obama evidenció que Romney se enfrenta en solitario no contra un candidato, sino contra una máquina electoral bien engrasada. Una pareja que forma un tándem político de primera magnitud donde Michelle no es la puritana primera dama que inaugura museos, sino que participa activamente en la vida del Presidente. Se especuló mucho en la pasada campaña sobre las similitudes entre Obama y JFK, puede que ésta sea su mayor similitud, la de tener una mujer excepcional a su lado conformando una candidatura atractiva y ganadora.
El memorable discurso del Presidente Clinton supuso otro contrapunto a la convención del GOP: tener una figura de la que enorgullecerse en tiempos de crisis económica. Clinton fue el primer presidente que tuvo un superávit en las cuentas públicas del país y para muchos americanos es el símbolo del éxito económico americano. Los republicanos se cuidaron muy mucho de llevar al icono de la crisis económica y las intervenciones que ya nadie niega como sonoros fracasos: George W. Bush. De hecho, Clinton aguijoneó con una frase que recuerda la responsabilidad de los republicanos en la crisis: "Le dejamos un desaguisado total, y no lo ha arreglado con la suficiente rapidez. Por eso despídanme y colóquenos de nuevo en el poder". Fue muy hábil Clinton al recordar a quién se debe el descalabro económico del 2008 porque Obama puede ser el primer presidente de la historia reciente reelegido con más de un 7% de desempleo y no está de más apuntar a su rival que desea llevar la campaña por la senda de la gestión económica. 
El Vicepresidente Biden también recorrió esa senda en su discurso pero de una forma mucho más llana y populista al mezclar el asesinato de Osama Bin Laden y la salvación de General Motors: Osama Bin Laden is dead, and GM is alive. El rescate de la antaño poderosa GMC puede proporcionarle al Presidente los votos electorales de los Estados de los grandes lagos en bloque y el Vicepresidente quiso dejar bien claro que eso se debe a la gestión económica de Obama. 
Un discurso que sorprendió fue el del Senador por Massachusetts y anterior candidato presidencial John Kerry cuyo análisis de las relaciones internacionales y la recuperación de los consensos y el multilateralismo que Bush dinamitó le situó en el punto de mira para sustituir a la actual Secretaria de Estado, Hillary Clinton que ha anunciado su retirada. 
Y una Kennedy, ¿Qué es una convención Demócrata sin un Kennedy?


Personalmente creo que la convención Demócrata ha sido un éxito, siempre si lo tomamos en términos relativos. Obviamente no había ninguna sorpresa puesto que se trataba de un acto de coronación consabido. Pero fue un éxito por contraposición al acto del GOP. Consiguió eclipsar la Convención Republicana de Tampa donde Eastwood eclipsó, a su vez, a Romney. Los mensajes políticos y económicos calaron poco en Florida y sí lo hicieron en la Convención Demócrata con los memorables discursos de Michelle Obama y Bill Clinton. Mostraron una diversidad cultural y una modernidad de la que carece el GOP y, en definitiva, neutralizó la escasa notoriedad que pudiera haber conseguido Romney en Tampa. Por lo tanto objetivo cumplido para los demócratas. 
Veremos ahora si se da la sorpresa de octubre y qué ocurre en el debate electoral, donde Obama deberá defender su gestión frente a un Romney que nadie sabe qué defiende a ciencia cierta. 

2 comentarios:

Viriato dijo...

Buen artículo, David. Buen resumen del acto demócrata. Yo sólo vi un poco de Clinton, y me gustó mucho. Una cosa curiosa que me pasa con este Partido Demócrata es que todos me parecen molones: Biden, Michelle Obama, Hillary, Clinton, las figuras emergentes... Joder: hasta Kerry. No sé que les pasa... O qué me pasa. Debe de ser una mezcla de saberse ganadores, efecto animadora y carisma real (los políticos americanos son otra raza), por su parte, y de afinidad ideológica (aunque sea a un nivel quizás superficial) por la mía. Pero el caso es que sucede.

david alonso dijo...

A mi me pasa exactamente lo mismo. Ves esas convenciones, las de ambos partidos, y ves las de aqui y dan pena. Por eso cuando escucho de la prensa que aquí cada vez son más a la americana las convenciones de los partidos, me digo que serán los actos, porque los políticos apestan.